China prepara un viaje tripulado a la Luna

31 de enero de 2018

30 de enero de 2018 — En 1971, la tripulación del Apollo 15 dejó en la Luna un retroreflector. Este es un instrumento pasivo, y solo refleja la pulsación láser que proviene de la Tierra. El tiempo, medido de modo muy preciso, en que esas pulsaciones regresan a la Tierra, indica la distancia entre la Tierra y su vecino más cercano. En total, las misiones Apollo dejaron en la superficie lunar tres reflectores, y otro lo dejó el vehículo lunar soviético Lunokhod 2. Los científicos todavía los utilizan para hacer investigaciones sobre astrodinámica, dinámica del sistema Tierra-Luna (la Luna se está separando de la Tierra poco a poco), y sobre física lunar. La técnica recibe el nombre en inglés de “Lunar Laser Ranging (LLR), y ahora los científicos chinos están utilizando el retroreflector dejado por la Apollo 15 para hacer experimentos de Lunar Laser Ranging (LLR), como preparación para las misiones futuras de viajes tripulados a la Luna que tienen previsto hacer.

La agencia de noticias china, Xinhua, informó el 26 de enero que un grupo especializado de astronomía en el Observatorio Astronómico de Yunnan, en el suburbio de Kunming, Yunnan, China, llevó a cabo el 22 de enero el primer experimento chino de LLR, para obtener una medida precisa de la distancia entre la Tierra y la Luna.

Además de ser un experimento científico interesante, la técnica tiene también usos prácticos importantes. Aterrizar un vehículo no tripulado en la Luna requiere la utilización de fotografías orbitales detalladas para definir una región general segura e interesante, en la que los ingenieros puedan hacer alunizar al vehículo espacial. Para una nave espacial robótica, se puede intentar con una elipse de aterrizaje relativamente amplia. Pero si hablamos de una misión tripulada, es preferible tener un objetivo mucho más preciso. Ahora China puede utilizar la técnica del localizador láser para su programa lunar tripulado.

Hasta ahora, solo Estados Unidos, Francia, e Italia han utilizado con éxito la tecnología del localizador láser. Se ha informado que en una misión espacial futura, China colocará su propio retroreflector en la Luna.

Los científicos chinos están además estudiando el factor humano y la tecnología necesaria para mantener a una tripulación en la Luna. Estudiantes chinos voluntarios acaban de completar 200 días en el “Palacio Lunar” en la Universidad de Beihang. Los voluntarios eran dos hombres y dos mujeres que son estudiantes de biomedicina y son el segundo grupo que trabaja en el laboratorio espacial simulado. Una capacidad fundamental que se necesita para mantener la vida fuera de la Tierra son los sistemas de soporte vital regenerativos, donde se reciclará la basura, y en una fase avanzada, prácticamente no será necesaria la dotación de materiales externos. La “misión” además supone el estudio de la interacción social y las condiciones sicológicas de la tripulación.

Liu Hong, diseñadora en jefe, dijo que su equipo colocará un mini sistema de soporte vital en una sonda lunar o marciana, con otro sistema como control de tierra. La NASA y sus socios han utilizado la Estación Internacional Espacial para hacer pruebas de sistemas de soporte de vida cerrados, y la estación misma recicla varios productos residuales para reducir la cantidad de material que tiene que enviarse desde tierra.