Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

El Nuevo Paradigma ya existe. ¡Es hora de actuar con optimismo!

31 de enero de 2018
one-belt-one-roadsvg.jpg
China en rojo, los miembros del Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura en naranja. Los seis corredores propuestos en negro. (Lommes / Wikimedia).

31 de enero de 2018 -- Nos encontramos en un momento en que el Nuevo Paradigma de desarrollo mundial ya es una realidad. Es posible que la población de Europa Occidental, de Estados Unidos o de Iberoamérica no lo sepa todavía, pero el viejo paradigma ha desaparecido. La Nueva Ruta de la Seda es ahora el programa preeminente a nivel internacional. Es el momento de actuar con optimismo, y darle mayor ímpetu a la movilización para lograr que se implementen “Las Cuatro Leyes” de LaRouche y de poner en acción al espíritu de la Nueva Ruta de la Seda en la región transatlántica.

En cualquier otro lugar, hay alianzas estratégicas en camino. En Asia del Este, el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, está trabajando activamente con Rusia y con China, en proyectos económicos y por la paz. En África, el progreso de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR) es dramático, y más aún este mes, en la primera gira anual por África que hizo el ministro de Relaciones Exteriores de China. Hasta en Europa, hay naciones que están completamente comprometidas en la construcción de infraestructura y comercio de la Ruta de la Seda. En las Américas, al sur de Estados Unidos, las naciones que participaron este mes en el Foro China CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), hicieron una declaración en la que se comprometen a trabajar con China en la Iniciativa de la Franja y la Ruta. La semana pasada, incluso el Presidente de Brasil, Michel Temer, cuando le tocó hablar en el Foro de Davos, reconoció el potencial de la IFR.

“El Nuevo Paradigma está avanzando en una forma muy dinámica”, recalcó Helga Zepp-LaRouche hoy. Ella hizo un llamado a los estadounidenses a que “sean optimistas de que podemos mover a Estados Unidos”. Tenemos la Plataforma del 2018 “Campaña para ganar el futuro” para las elecciones de medio período en Estados Unidos. Nosotros tenemos las soluciones únicas a los problemas manifiestos de Estados Unidos; eso es, las Cuatro Leyes de LaRouche y la integración a la IFR. Esto es así, independientemente de lo que se haya dicho o no en la noche del 30 de enero, en el discurso del Presidente Donald Trump sobre el Estado de la Nación.

Zepp-LaRouche señaló un caso paralelo de un anuncio de cambio de política que sucedió en su momento: la Iniciativa de Defensa Estratégica (IDE). Un programa cuyo autor fue Lyndon LaRouche, cuyos colaboradores trabajaron por años, incluso en los círculos republicanos, a favor de una nueva política económica y de una defensa de “armas de rayos”, para trabajar en asociación con la Unión Soviética; el concepto de Lyndon LaRouche no fue reconocido por el Presidente Ronald Reagan en su discurso del Estado de la Unión. Luego, como de repente, el 23 de marzo de 1983, Reagan dio un discurso especial televisado sobre seguridad nacional, y anunció la implementación de la IDE, proponiendo que Estados Unidos y la Unión Soviética trabajasen juntos para desarrollar esta tecnología sustentada en nuevos principios físicos para defenderse de misiles balísticos, recalcando los beneficios pacíficos y económicos para toda la humanidad.

Hoy está pavorosamente claro que la alternativa al programa de las “Cuatro Leyes” de LaRouche, es caos, si no es que guerra. Están saliendo todo tipo de alertas sobre la inminente explosión financiera. Hasta el propio Goldman Sachs ha enviado mensajes de advertencia a sus clientes. El índice del Dow Jones que se cayó 400 puntos hoy, es un presagio y una señal para quienes adoran los “mercados”.

Vivimos en momentos de tumulto, en todos los aspectos. Este es el momento de tener mucha determinación y de armarse de valor. El Nuevo Paradigma está avanzando. Helga Zepp-LaRouche insta a todo mundo a que “¡Sean optimistas; sigan luchando!”. A lo cual Lyndon LaRouche añade, “¡Podemos hacerlo... Así que manos a la obra!”