El vínculo ferroviario avanza para transformar a la península Ibérica en encrucijada de la Ruta de la Seda Marítima y Euroasiática

10 de marzo de 2018

10 de marzo de 2018 — Los Primeros Ministros de Portugal y España, Antonio Costa y Mariano Rajoy, respectivamente, se reunieron el 5 de marzo en el pueblo portugués de Elvas, en el distrito de Portoalegre, en la frontera de los dos países, para lanzar la licitación pública para construir el tramo de línea ferroviaria para conectar a Sines, puerto de aguas profundas de Portugal, en el Atlántico, con la ciudad de Madrid, directamente por tren.

En la ceremonia no se mencionó la Iniciativa de la Franja y la Ruta, pero es de eso que se trata toda esta decisión para avanzar con estos proyectos que se necesitaban desde hace tanto tiempo. Como han planteado la Asociación de Amigos Portugueses de la Nueva Ruta de la Seda y la Executive Inteligence Review EIR, la conexión del puerto de Sines por ferrocarril con el ferrocarril de la Nueva Ruta de la Seda Madrid-Yiwu, va a conectar al puente terrestre Eurasiático con las rutas atlánticas de la Ruta de la Seda Marítima, con las Américas y también con la costa atlántica de África.

La línea férrea de 10 kilómetros que se construirá es parte del Corredor Internacional Sur de la Unión Europea, que conecta al pueblo de Evora, al sureste de Lisboa, con Elvas, cerca de la frontera con España, y se completa con el tramos de 11 kilómetros de Elvas a Caia, que se le conoce como el “eslabón perdido” que debe unir a los sistemas ferroviarios centrales de Portugal y España. Está planeado que la construcción comience en marzo del 2019, y que se finalice todo el trabajo para principios del 2022. La Unión Europea está financiando un poco más de la mitad del costo propuesto de 509 millones de euros. Violeta Bulc, Comisionada Europea del Transporte, acompañó a los dos primeros ministros de Portugal y de España, y al ministro de Planeación e Infraestructura de Portugal, Pedro Marques, en la ceremonia en que se dio inicio a lo que celebraron como un “día histórico”.

En sus comentarios, Costa destacó que este es el tramo de vía más largo que se vaya a construir en Portugal en los últimos 100 años; va a reducir el costo del transporte por barco entre los puertos de Sines, Setubal y Lisboa en el centro del país en 30%, y recortará en 3 horas y 30 minutos el tiempo del transporte, acortando la distancia en 140 kilómetros, con lo cual aumentará la productividad de la nación.

Asimismo, Costa destacó los beneficios para ambos lados de la frontera, que ahora estará conectada por un ferrocarril adecuado, y que son las zonas más pobres en los dos países, en particular la provincia española de Extremadura. “Vamos a tener la oportunidad de tener plataformas logísticas y plataformas de producción, porque vamos tener más comunicación con Europa y el Atlántico”, afirmó Costa. Este corredor “no solo va a conectar el altiplano ibérico al Atlántico, sino que además le dará a toda Europa acceso al puerto de aguas profundas más cercano al Canal de Panamá”.

Por su parte, el primer ministro español, Rajoy, sugirió que de la próxima cumbre bilateral en Madrid de los jefes de Estado de estos “países hermanos y socios estratégicos”, podría salir un acuerdo de mayor cooperación en proyectos de infraestructura a través de las fronteras, con la prioridad de desarrollar el Corredor Transatlántico y Mediterráneo.