Profesor ruso sobre el anuncio de Putin: “No está fingiendo”

12 de marzo de 2018

12 de marzo de 2018 –- En un comentario publicado en la revista The National Interest, Andranik Migranyan, profesor del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú, refuta la línea que dice que “Putin está fingiendo”. “En los últimos años recientes, Estados Unidos, como líder de Occidente, ha manifestado de manera constante su insatisfacción con el comportamiento de Rusia tanto internamente como en la arena internacional”, escribe Migranyan. “Esto se percibe como una rebelión en contra del orden internacional dominado por Estados Unidos, que fue establecido luego de la desintegración de la URSS”.

Pero, dice Mgranyan, “tanto el liderato ruso como los expertos rusos en relaciones internacionales, ven que Estados Unidos está adoptando una estrategia cuya intensión es poner a Rusia en su lugar: aislarla, someterla a variadas sanciones con el propósito de perjudicarla financiera y económicamente; para alcanzar una superioridad militar y tecnológica avasalladora, en especial por medio de la creación de un sistema global de defensa antimisiles; para crear una división entre las élites y las autoridades; provocar malestar entre la población; colocar una cuña entre Putin y la población; y crear las condiciones para un cambio de régimen que permita la llegada al poder de gente que seguirá la voluntad de Washington.

“Pero en esta ocasión las élites estadounidenses se encontraron a un líder completamente distinto en Rusia, y permítanme decirles, también una respuesta completamente distinta”, señala Migranyan.

Explica enérgicamente que el último tercio del discurso anual del Presidente Vladimir Putin, del 1ro de marzo, ante la Asamblea Federal, durante el cual presentó los nuevos sistemas estratégicos nucleares que ha estado en los titulares de toda la prensa, no era para consumo nacional primeramente (en Occidente argumentan que es para las elecciones), sino orientado directamente a Estados Unidos. “Se reduce a lo siguiente: Sí, ustedes son ricos, y tienen un presupuesto militar mayor, pero nosotros queremos que ustedes sepan que no les vamos a permitir que nos chantajeen con su poder militar y sus amenazas de ampliar la brecha en la esfera militar y tecnológica... También muestra que el lenguaje de fuerza y de ultimátum no les va a funcionar con Rusia, y que Estados Unidos y Occidente van a tener que invertir billones de dólares para superar la brecha tecnológica y ponerse a la par de Rusia en la esfera tecnológica militar”.