Rusia acusa al Reino Unido de violar la Convención sobre Armas Químicas

15 de marzo de 2018

15 de marzo de 2018 — El gobierno de Rusia ha acusado al gobierno británico de actuar de manera completamente ileal con respecto a la acusación que ha hecho contra Rusia en el caso del envenenamiento del doble agente Sergei Skripal.

El embajador de Rusia ante la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), Alexander Shulgin, hizo una firme declaración (que se publicó en el portal electrónico del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia) durante la reunión del Consejo Ejecutivo de la OPAQ en Bruselas, el 13 de marzo. Dijo que las imputaciones de las autoridades británicas son “absolutamente inaceptables” y que el gobierno británico debe abandonar el lenguaje de los ultimátum “y volver al marco legal de la convención sobre armas químicas, lo cual hace posible la resolución de este tipo de situaciones”. Si Londres tiene motivos serios para creer que Rusia tuvo algo que ver en el asunto, “sugerimos que Gran Bretaña haga uso de inmediato de los procedimientos que ofrece el párrafo 2 del Artículo 9 de la Convención sobre Armas Químicas [CAQ]. Estos les posibilitan, de manera bilateral, para ponerse en contractos con nosotros oficialmente a fin de aclarar cualquier situación en la que surjan dudas o preocupaciones”. La CAQ establece que un miembro tiene hasta 10 días para responder a las aclaraciones que se le soliciten. “En ese sentido, el ultimátum que exige que se presente la información de inmediato, al final del día, es absolutamente inaceptable”, dijo Shulgin.

Shulgin subrayó que en el marco de la OPAQ, se deben utilizar hechos, no actitudes histéricas, y por lo tanto, Rusia exige, como es su derecho en la CAQ, que se presente la evidencia material de la participación rusa en el incidente en cuestión.

“Los alegatos de Gran Bretaña, de que tienen todo, y que sus científicos de fama mundial tienen datos irrefutables, pero no nos quieren dar nada, no se tomará en cuenta. Para nosotros, esto significa que Londres no tiene nada substancial que mostrar, y todas sus imputaciones vociferantes no son nada más que ficciones y un caso más de la guerra de información sucia que hay en contra de Rusia. Tarde o temprano, van a tener que hacerse responsables de sus mentiras”.

El Ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, también emitió una declaración donde establece que el Reino Unido viola la CAQ.

“En realidad, el Reino Unido está violando la Convención sobre Armas Químicas, en virtud de la cual están obligados a mostrar la evidencia objetiva correspondiente, incluyendo muestras del gas nervioso, a la parte que está bajo sospecha”, declaró Lavrov. Hasta la fecha, Moscú no ha recibido ninguna solicitud del Reino Unido sobre el caso del gas nervioso supuestamente utilizado en el distrito de Salisbury en Londres.