Rusia es “culpable” chilla la primera ministra británica; el supuesto apoyo internacional no sería tan sólido

15 de marzo de 2018

15 de marzo de 2018 — Luego de su berrinche dos días antes en la Cámara de los Comunes, en donde proclamó que era “sumamente probable” que Rusia estuviera involucrada en el envenenamiento del ex agente del GRU (inteligencia militar rusa) Sergei Skripal y su hija, aunque había dejado abierta la posibilidad de que Rusia pudiese haber perdido control del gas nervioso que los envenenó, y que otros pudieron haber cometido el crimen, el miércoles 14 volvió la primera ministra británica Theresa May a chillar ante el mismo cuerpo legislativo para dar por sentado que “no hay otra conclusión alternativa excepto que el Estado ruso fue responsable del atentado en contra del señor Skripal y su hija”.

Rusia, le dijo a los parlamentarios congregados, se ha metido con “el uso ilegal de la fuerza” en contra del Reino Unido y no ha ofrecido “ninguna explicación creíble”. Es más, dijo May, Rusia ha tratado la solicitud británica de que explicaran cómo es que se utilizó el gas nervioso Novichok, con “sarcasmo, desprecio y una actitud desafiante”. Luego tratando de hacer su mejor imitación de Churchill, advirtió: “No vamos a tolerar que el gobierno ruso amenace la vida de individuos británicos u otros en suelo británico. Ni tampoco vamos a tolerar una violación tan flagrante de las obligaciones internacionales de Rusia”.

Sin una pizca de evidencia, y pasando por alto los protocolos estrictos estipulados por la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) y la Convención sobre Armas Químicas (CAQ) en estos casos, May anunció la expulsión inmediata de 23 diplomáticos rusos, proclamando que eran espías y anunció una serie de medidas adicionales para castigar a Rusia de sus supuestos crímenes. Se supone que Moscú debe sentirse horrorizada de que, entre los castigos, se encuentre el hecho de que ¡la familia real no va a asistir a la Copa Mundial en Moscú!

May hizo una gran alharaca con el “apoyo” que supuestamente había recibido de Estados Unidos, Alemania y Francia, dejando por fuera el hecho de que el Presidente Trump dijo que él quería ver todas las evidencias, en tanto que el Presidente de Francia Macron se mostró muy cauteloso. El vocero del gobierno francés, Benjamin Griveaux, anunció en conferencia de prensa que Francia va a esperar a que “concluya toda la investigación” antes de adoptar una posición al respecto, y destacó que Francia “desea que se comprueben cabalmente todos los hechos antes de adoptar una posición en este tipo de casos. Nosotros no nos metemos con ficciones políticas en casos tan graves” [énfasis agregado].

Entre otras medidas, se congelarán activos rusos si se comprueba que se utilizaron para poner en peligro la seguridad británica “o amenaza la vida o las propiedades de nacionales británicos o residentes”; una legislación para proteger al Reino Unido de las actividades de los Estados hostiles, entre otras darle más facultades en el proyecto de ley sobre sanciones; considerar más facultades de contraespionaje “para endurecer nuestras defensas en contra de cualquier forma de actividad de un Estado hostil”; suspender todos los contactos diplomáticos de alto nivel con Rusia, y revocar una invitación al Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia Sergey Lavrov a que visitara el RU, y promulgar una ley de “facultades selectivas” para detener a personas sospechosas de actividades de Estados hostiles en las fronteras”.