El novichok no existe, informan los expertos más prominentes

17 de marzo de 2018

17 de marzo de 2018 — El gas nervioso novichok, que según los británicos, lo descubrieron y produjeron los rusos, y “muy probablemente” utilizaron en el intento de asesinato del agente doble Skripal y su hija, “muy probablemente” no existe, de acerado a los principales expertos británicos del centro de armas químicas de Proton Down, y también de acuerdo a los espertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

El sitio electrónico Moon Of Alabama publicó un informe el jueves 15 de marzo, el cual establece que “en 2016, un prominente químico de Porton Down planteó sus dudas de que tal elemento químico exista.

Paul McKeigue, profesor de Genética Estadística y Epidemiología General de la Universidad de Edinburgo; Piers Robinson, profesor de Política, Sociedad y Periodismo Político de la Universidad de Sheffield; y el ex embajador británico Craig Murray, señalan lo siguiente: En el 2016, el doctor Robin Black, director del Laboratorio de Detección de la única instalación sobre armas químicas del Reino Unido, en Porton Down, quien fue colega del doctor David Kelly, publicó en una revista científica de sumo prestigio que la evidencia de la existencia del novishok era escasa y que se desconoce su composición. “En años recientes ha habido mucha especulación de que en Rusia se ha desarrollado una cuarta generación del gas nervioso Novichoks (novato), desde la década de 1970, como parte del programa Foliant, con el objetivo de encontrar agentes que podrían poner en riesgo las contramedidas defensivas. La información sobre estos compuestos ha sido escasa en el dominio público, y la mayoría se origina del químico militar disidente ruso Vil Mirzayanov. No se ha publicado ninguna confirmación independiente de las estructuras o propiedades de tales compuestos” (Black, 2016).

Este denunciante, Vil Mirzanyanov, que desertó en la década de 1990 y escribió un libro titulado “Secretos de Estado”, publicó lo que el alegaba que eran las fórmulas para el Novichok. Pero, según Moon On Alabama, “la comunidad científica nunca aceptó ni la existencia del supuesto programa ni la existencia de la supuesta substancia. El gobierno ruso dice que no conoce el programa ni el supuesto tóxico”.

No es solo el doctor Black de Porton Down el que considera que el susodicho gas no existe, sino también “el Consejo Consultivo Científico de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) no ha reconocido al Novichoks como arma química porque ha encontrado muy escasa evidencia de que exista”, y por lo tanto ni siquiera la incluye en la lista de su declaración de substancias tóxicas prohibidas.

Irónicamente, se le preguntó a Nirzayanov —la fuente de la existencia del supuesto gas nervioso— sobre el caso de Skripal. Dijo que “los rusos lo hicieron. Solo los rusos” han desarrollado esta clase de gas nervioso, dijo. “Lo mantenían y lo mantienen todavía en secreto”. La única otra posibilidad, agregó, “sería que alguien haya utilizado las fórmulas del libro para hacer esas armas”.