La vocera de Trump dijo que la Casa Blanca piensa que el diálogo entre Rusia y Estados Unidos es algo bueno

21 de marzo de 2018

21 de marzo de 2018 — Luego del anuncio que hizo el Presidente Trump sobre su llamada al Presidente Vladimir Putin de Rusia, las rameras de los medios convencionales salieron corriendo furibundos a la rueda de prensa de la Secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders. Las poco imaginativas preguntas convencionales salieron a relucir primero, quitándose la palabra unas a otros: ¿Confrontó el Presidente a Putin por las agresiones rusas? ¿Acaso cree que las elecciones rusas fueron democráticas. Porque el Reino Unido y el senador McCain no lo creen? ¿Dice que él no confrontó a Putin por la ingerencia en las elecciones? ¿Tampoco le dijo nada sobre el gas venenoso en Londres?

Cuando menos seis veces Sanders tuvo que repetir que el Presidente piensa que el diálogo con Rusia es del interés de Estados Unidos.

“Queremos seguir manteniendo un diálogo con Rusia, y seguir hablando sobre algunos de los intereses compartidos que tenemos, ya sea Corea del Norte, Irán, y en particular, como lo señaló el Presidente hoy, reducir las tensiones cuando se trata de la carrera armamentista, algo que es claro muy importante para los dos mandatarios”, repitió Sanders una y otra vez. Vamos a “seguir siendo duros” con Rusia, pero “el Presidente piensa que es importante que haya un diálogo con Rusia, de tal manera que podamos hablar sobre algunos de los grandes problemas que enfrenta el mundo... Es importante por mucha de la seguridad de la gente en todo el mundo”.

Con relación a las elecciones en Rusia, le exigieron que dijera si piensa que fueron libres y justas, y Sanders respondió directo al axioma implícito de la política de “cambio de régimen”, cuando dijo: “Nosotros nos concentramos en nuestras elecciones. Nosotros no andamos dictando a los demás países cómo deben operar. Lo que sí sabemos es que Putin ha sido electo en su país, y eso no es algo que nosotros podamos dictarles como lo deben hacer. Solo nos podemos concentrar en la libertad y justicia de nuestras elecciones, algo que apoyamos en un cien por ciento”.

El que se quedó más corto, fue un periodista británico que estuvo presente, y quien después de la rueda de prensa de Sanders, solo alcanzó a tuitear muy dolido: “La vocera de la Casa Blanca confirma que el ataque con gas nervioso en el Reino Unido no se mencionó en la llamada telefónica entre Trump y Putin. Sumamente frustrante para Downing Street”, o sea, el gobierno británico.