Dirigentes republicanos del Senado bloquearon resolución sobre Yemen

24 de marzo de 2018

24 de marzo de 2018 -– El pasado martes 20, el Senado de Estados Unidos votó 55 contra 44 una moción para desechar la resolución conjunta Sanders-Murphy-Lee, que tenía el propósito de ponerle fin al apoyo militar estadounidense a la guerra saudí contra Yemen. La moción para desechar la resolución la hizo el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Bob Corker (republicano por Tennessee), quien prometió una audiencia y una legislación bipartidista sobre Yemen, así como también consideraciones sobre una nueva Autorización para el Uso de la Fuerza Militar (AUMF, por sus siglas en inglés). Corker dijo que él y el demócrata de más alto rango de la Comisión, el senador Robert Menendez (demócrata por Nueva Jersey) se habían reunido anteriormente ese día con el príncipe heredero saudí, Mohammad Bin Salman Al Saud y que “y criticó duramente y se demarcó con lo que sucede en Yemen y les pidió que tomaran fuertes medidas correctivas”.

Sin embargo el senador Bernie Sanders (Independiente por Vermont) no se la creyó. “Algunos argumentarán hoy en el plenario que en realidad no estamos involucrados en hostilidades, que no nos estamos tiroteando” dijo, “Por favor díganle eso al pueblo de Yemen, cuyos hogares y vidas están siendo destruidas con armamento marcado ‘hecho en EUA’ lanzado por aviones que son reabastecidos por las fuerzas armadas de Estados Unidos sobre objetivos seleccionados con ayuda de Estados Unidos. Solo en los términos leguleyos más estrechos puede uno argumentar que Estados Unidos no está involucrados activamente en hostilidades junto con Arabia Saudita en Yemen”.

En respuesta a la promesa de Corker de realizar audiencias, Sanders señaló que la guerra ya lleva tres años. “Han muerto unos 10,000 civiles y hay unos 40,000 heridos en Yemen. Un millón enfrenta en estos momentos el cólera y millones han sido desplazados. Vienes ahora al pleno y dices: vamos a sostener una audiencia. Que bueno pero llegó tres años tarde”.

Diez demócratas se unieron a los 45 republicanos en apoyo a la moción de Corker para desechar el proyecto de ley, en tanto que 5 republicanos votaron con el resto de los demócratas en contra de la moción.