Contactos de alto nivel EU-China sobre tensiones comerciales

27 de marzo de 2018

26 de marzo de 2018 — El Secretario del Tesoro de EU, Steve Mnuchin, se puso en contacto con Liu He, el principal asesor económico del Presidente Xi Jinping de China, quien acaba de ser promovido a Viceprimer Ministro y miembro del Politburó, para discutir sobre las tensiones comerciales entre los dos países. Según Xinhua, Mnuchin le llamó a Liu para informarle sobre lo último de las sanciones comerciales según la Sección 301 que se estaban tomando en contra de China. Liu respondió que el informe de la Sección 301 viola las normas de comercio internacional, y van en detrimento de los intereses de todas las partes interesadas. “La parte china está dispuesta y es capaz de salvaguardar sus intereses nacionales, dijo Liu”, según Xinhua, a la vez que expresó su esperanza de que ambas partes “se mantengan racionales y trabajen juntas para mantener la estabilidad general de sus relaciones comerciales y económicas”.

China ha dejado en claro que no tiene deseo de escalar una guerra comercial con Estados Unidos. Un artículo en el Financial Times señala que “funcionarios del gobierno chino están convencidos de que una respuesta cuidadosamente calibrada a la imposición de aranceles punitivos, planteados la semana pasada por el Presidente Donald Trump, ayudará a contener las repercusiones de una disputa comercial sino-estadounidense, y se enfocan más bien en los objetivos estratégicos de largo plazo planteados por Xi Jinping. El Presidente de China planteó en octubre su visión del país para convertirse en una de las naciones más fuertes y prósperas del mundo para mediados del siglo”.

Pero tampoco China está dispuesta a dejarse jalonear. Un editorial en el Global Times del 24 de marzo, titulado “China está lista ya sea a una guerra comercial o a pláticas”, dice que “Mnuchin le habló a Liu y ambas partes acordaron mantener abiertas las comunicaciones sobre este tema. Esperamos que la llamada telefónica de Mnuchin en este momento crucial pueda hacer que la parte estadounidense sea más racional, en vez de llevarnos a mayores desafíos”.

Si este no fura el caso e irrumpiera una guerra comercial, continua el editorial, entonces China va a tener las de ganar por varias razones. “Primero, la sociedad china estará más unida que la sociedad estadounidense frente a la guerra comercial. La mayoría de los chinos apoyarán firmemente cada una de las contra medidas que tome el gobierno chino... Estados Unidos ya está dividido en torno al asunto. Esta oposición se va a hacer presente cuando EU sufra más con la guerra comercial”. El editorial concluye: “China no apoya una guerra comercial, pero está decidida y preparada a no ser el bando derrotado. O guerra comercial o pláticas, es decisión de Estados Unidos”.

Un comentario en Xinhua argumenta además que “el comercio no es un juego de suma cero, algo de lo que tiene que darse cuenta Washington. Si no, todas las partes se van a ver arrastradas al abismo de un conflicto en donde nadie saldrá victorioso”. Sin embargo, el editorial establece que si hubiera una guerra comercial “China es capaz de convertir una crisis en una oportunidad de mayor progreso económico”.