Las acusaciones a asesores de campaña de Trump producidos por el MI6, guerra abierta contra Trump

28 de marzo de 2018

28 de marzo de 2018 — En los meses anteriores a las elecciones del 2016, la inteligencia británica hizo esfuerzos extenuantes para cultivar a los asesores de Trump, y establecer las circunstancias por las cuales pudiera parecer que tenían conexiones con Rusia, según muestra Chuck Ross en un extenso artículo en The Daily Caller, el lunes 26.

El primero en línea es el Profesor Stepan K. Halper, experto sobre política exterior con vínculos tanto a la CIA como al MI6, quien invitó a Londres al partidario de Trump, George Papadopoulos, en septiembre del 2016. Ahí, Harper le ofreció a Papadopoulos pagarle $3,000 por la elaboración de un documento político sobre Turquía, Chipre, Israel y el campo de gas natural Leviatán.

Halper, ciudadano británico de 73 años, es un veterano de tres gobierno republicanos (inmiscuirse en política estadounidense no es nada nuevo para él) también se reunió con dos asesores de la campaña de Trump. Halper, informa Ross, trabaja muy de cerca con sir Richard Dearlove, ex director del MI6. Cuando Papadopoulos llegó a Londres para reunirse con Halper, este le preguntó si sabía sobre “el hackeo de los correos electrónicos por parte de Rusia” a lo que Papadopoulos respondió “no”, informa Ross. Halper le había ofrecido $3,000 por el documento político citado anteriormente con todos los gastos pagados.

Halper también invitó al segundo asesor de la campaña de Trump, el asesor sobre política exterior Carter Page, para que asistiera al simposio de la Universidad de Cambridge en julio del 2016, sobre las elecciones próximas en los EU.

Papadopoulos se declaró culpable de mentirle al FBI sobre sus contactos con el profesor con sede en Londres, Joseph Mifsud, quien, según dice Ross, le había dicho a Papadopoulos en abril del 2016 que los rusos tenían en su posesión “miles” de correos electrónicos relacionados a Clinton; un hecho que después dio pie a una investigación del FBI sobre la interferencia rusa en la campaña presidencial en EU.

El “ex” agente del MI6 Christopher Steele, en su expediente, alega que Page se reunió en secreto con dos miembros del círculo íntimo del Kremlin, como parte de los esfuerzos de colusión de la campaña de Trump.

Halper le dijo a Papadopoulos que él estaba trabajando en varios documentos en proceso sobre Turquía, Chipre e Israel, pero los documentos nunca aparecieron en los registros públicos. En la época de la reunión con Papadopoulos, Halper estaba trabajando en un proyecto sobre las relaciones económicas de China y de Rusia. Aparte de su asociación estrecha con sir Richard Dearlove del MI6, Halper, quien vive en Virginia, también tenía sus conexiones con la CIA, a través de su finado suegro, Ray Cline, ex director del buró de inteligencia e investigaciones de la CIA.

Halper mismo estuvo vinculado al escándalo de la época de Reagan, llamado “briefgate” que involucraba el robo de material de campaña, robado a la campaña presidencial de Jimmy Carter y que terminó en manos de funcionarios de campaña de Reagan. Halper no solo estuvo implicado directamente en el robo de los documentos sino que también fue identificado como uno de los asesores de campaña que los diseminó, informa Ross.