Más sobre el caso Skripal y Christopher Steele

3 de abril de 2018

3 de abril del 2018 — Según artículos que circularon los últimos días por la agencia Reuters en Londres y en ese basurero favorito de la inteligencia británica que es el equipo de investigación de NBC News, al ex espía ruso y ahora agente británico, Boris Karpichkov, recibió un informe de una fuente de las agencias de inteligencias rusas que él, junto con Sergei Skripal, Christopher Steele, y Bill Browder, estaban en una lista negra rusa de personas a ser asesinadas en Londres, un mes antes de que Skripal fuera supuestamente envenenado. Misteriosamente, parece ser que el espía británico Karpichkov no le dijo a nadie sobre esto sino hasta después de que Skripal fue envenenado y que se difundieron internacionalmente las dudas que se manifestaron sobre los cuentos absurdos y faltos de toda evidencias que contó Theresa May.

Entre las principales fallas que se han señalado a la narrativa inventada por May, se encuentra la falta del motivo, de parte de Rusia, para envenenar al envejecido espía que había vivido por años libre en Gran Bretaña. Ahora entra Karpichkov, cuya única distinción durante todos estos años ha sido atribuirle las muertes en Gran Bretaña relacionadas con rusos, a maquinaciones malvadas de Vladimir Putin, como la del espía que encontraron muerto en el “caso de la maleta” de Gareth Williams (Williams fue funcionario del MI6 y de la agencia de espionaje interno GCHQ, especializado en descifrar códigos, cuya muerte se la atribuyó la policía de Londres a un juego sexual que salió mal). Un perfil que hizo el Guardian sobre Karpichkov lo ubica en la órbita de espías de inteligencia comercial de Londres, provocando y aprovechando una gran variedad de pleitos entre los oligarcas rusos. Este es el mismo entorno en el que se ubica a Christopher Steele.

Durante las batallas judiciales que involucraron a FusionGPS (la compañía estadounidense ligada al FBI y a los demócratas que contrataron a Steele) y al sucio informe de Christopher Steele, se ha señalado que los rusos los tenían, a ellos y a sus fuentes, en listas negras para ser asesinados, y que hubo fuentes de Steele que fueron asesinadas, y ese solo hecho es el motivo por el cual se debe tomar en serio ese pedazo de basura completamente incompetente sobre Donald Trump que redactó Steele, y que promovieron a los más altos niveles del Departamento de Justicia, del Departamento de Estado, la CIA, y la Casa Blanca de Obama, debe tomarse seriamente.

El agente británico Bill Browder, alega sin cesar que secciones del Kremlin trabajan frenéticamente, 24 horas al día, averiguando formas para asesinarlo. El en estos momentos está recorriendo canales de noticias estadounidenses regurgitando estos cuentos.

Posiblemente, Sergei Skripal fue el medio conveniente para convalidar estas afirmaciones que de otro modo son puros inventos. Como dicen en el ambiente de los espías británicos, es un daño colateral.

Air Jordan 1 Mid "What The Multi-Color" For Sale – Chnpu