Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia destaca el posible papel de la inteligencia británica en el envenenamiento de los Skripal: los británicos “perdieron su sentido de realidad”

4 de abril de 2018

4 de abril de 2018 — Cada vez sale más a relucir el tema de la posibilidad de que la inteligencia británica hubiese estado involucrada en el envenenamiento del agente doble británico Sergei Skripal y su hija.

En una conferencia de prensa en Moscú, según la reseña de TASS, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, señaló que los beneficiarios del envenenamiento de Skripal y de su hija Yulia, fueron claramente la inteligencia británica “o el gobierno”. En realidad, hay otras explicaciones diferentes a las que ha proclamado Londres “y nuestros colegas occidentales”, de que lo hicieron los rusos, agregó Lavrov. Lavrov se refirió a los expertos que han observado que todo el asunto del envenenamiento “pudiera ser de provecho para los servicios especiales británicos, que son conocidos por su capacidad para actuar con licencia para matar”. Es más, subrayó, “esto puede beneficiar también al gobierno británico que se encuentra en una situación incómoda” luego de no haber podido negociar términos favorables para la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea (UE).

“Los dirigentes de una gran cantidad de naciones se están haciendo preguntas”, agrega el Ministro de Relaciones Exteriores y “Gran Bretaña, pienso yo, no va a poder zafarse de responder estas preguntas. Porque ya de por sí son demasiado obvias y no es más que demasiado obvio que nuestros colegas británicos han perdido su sentido de realidad”.

Mientras tanto en Londres, el embajador ruso Alexander Yakovenko denunció igualmente que la negativa de Londres a compartir información sobre el envenenamiento, ha llevado a Moscú a “sospechar firmemente” que Londres fue el verdadero perpetrador del crimen. En entrevista con el programa noticioso “Weekly Results” de NTV de Rusia, según la reseña de RT, Yakovenko explicó que aunque Rusia no tiene pruebas directas, el comportamiento del gobierno británico constituye “una fuerte evidencia circunstancial en apoyo a esta teoría”.

El embajador Yakovenko también destacó que Theresa May para poder ganarse el apoyo tanto de la población como del parlamento, necesitaba una “provocación grave” y salieron con una particularmente “salvaje”, como es el adjudicarse un papel prominente en la campaña occidental para “contener” a Rusia. Pero, Moscú no va a permitir que Londres escape de las consecuencias judiciales de sus acciones, advirtió Yakovenko. “Ellos van a tener que responder” y asumir cabalmente su responsabilidad por sus acciones”.