El fraude más descarado sobre “ataque químico” que hayan inventado los “Cascos Blancos” británicos, encaminado a provocar una guerra mundial

10 de abril de 2018

9 de abril de 2018 — Toda la prensa dominante de Estados Unidos y de Londres estuvo repleta este domingo 8 con la imputación más increíble que se haya hecho sobre un ataque químico en Siria, como pretexto, buscado por el gobierno británico de Theresa May, para lanzar un ataque combinado de los británicos, franceses y estadounidenses contra Siria, amenazando con una guerra mundial.

Cuando apareció por primera vez el burdamente exagerado video de las víctimas y sobrevivientes del supuesto ataque en la BBC de Londres, el sábado 7 por la noche, no se podía saber si se trataba de que Sadam Hussein salió de su tumba con sus armas de destrucción masiva o si es que “las fuerzas polacas habían cruzado la frontera alemana” otra vez. Expertos de inteligencia militar, no solo de Rusia y Siria sino de Estados Unidos, declararon de inmediato que el “ataque químico” era una farsa. El Ministerio de Defensa de Rusia había venido pronosticando exactamente ese tipo de operación de falsa bandera desde el 17 de marzo, cuando menos.

El primer “informe” de la supuesta atrocidad, no solo en la ciudad de Duma, sino en un hospital, salió del grupo yihadista Jaish al-Islam, que combate a las fuerzas del Ejército Árabe Sirio y ha tenido bajo su control la zona en cuestión (y el hospital) desde hace tiempo. Luego lo difundió la organización proterrorista “Cascos Blancos”, controlados por los británicos, que ahora se llaman “Defensa Civil Siria”, y la organización llamada curiosamente “Sociedad Médica Sirio Americana,” de Washington, DC. Alegaban que cada vez el número de muertos aumentaba y 500 habían resultado heridos por una bomba química.

Un video de la BBC mostraba a “rescatistas”, la mayoría con máscaras, moviéndose por un corredor, pasándose niños unos a otros o bañando a otros con una manguera. Otro muestra a personas de todas las edades apilados unos sobre otros, algunos con espuma en sus bocas. La agencia Reuters y el llamado Observatorio Sirio, con sede en Londres, difundieron la versión aunque dijeron que no pudieron confirmar ningún ataque químico.

Rusia, que es el verdadero objetivo de esta farsa de los británicos, había advertido desde semanas que los grupos yihadistas desesperados tenían en su posesión armas químicas, tanto en Guta oriental con en el norte de Siria, y que planeaban lanzar un ataque de bandera falsa con armas químicas para provocar un ataque de la OTAN contra Siria y los sitios militares rusos.

El Presidente Donald Trump es el siguiente objetivo británico, por su deseo de cooperar con Vladimir Putin contra el terrorismo. Trump tuiteó el domingo en la mañana: “Muchos muertos, entre mujeres y niños, en un ataque QUÍMICO sin sentido en Siria. La zona de la atrocidad está encerrada y rodeada por el Ejército Sirio, que lo hace totalmente inaccesible al mundo exterior. El Presidente Putin, Rusia e Irán son responsables por respaldar al animal Assad. Gran precio a pagar. Abran la zona de inmediato para llevar ayuda médica y verificar. Otro desastre humanitario sin ningún motivo. ¡ENFERMIZO! Donald J. Trump”.

La parte más probable de donde se originó el informe es el gobierno británico de May. Sus presiones para lanzar una confrontación total con Rusia no llegó más allá del apoyo que le dieron los aliados europeos y el Presidente Trump cuando acusó a Rusia por el caso Skripal. El propio laboratorio de armas químicas británico no pudo respaldar a la señora May y a su secretario del Exterior, Boris Johnson.

El Ministerio de Defensa de Rusia respondió al espectáculo propagandista nazi de los británicos de la siguiente manera: “Siguen apareciendo farsas sobre supuestos ataques de las fuerzas del gobierno sirio con gas clorín u otras sustancias venenosas. Otra farsa como esa que supuestamente ocurrió en Duma ayer. Al mismo tiempo, se han hecho referencias a la notoria ONG ‘Cascos Blancos’ a la que se le ha agarrado repetidamente actuando con los terroristas, así como a otras organizaciones dizque humanitarias que tienen su sede en el Reino Unido y en Estados Unidos”, según reseñó Sputnik. El Ministerio de la Defensa destacó que en repetidas ocasiones habían advertido de una posible provocación de este tipo mediante armas químicas en Siria. El propósito de esto es acusar a las fuerzas del gobierno sirio de utilizar armas químicas para justificar una posible intervención militar en Siria desde fuera, informó Sputnik, en una nota titulada “Moscú advierte en contra de un ataque externo en las zonas sirias donde se ubican las tropas rusas”.