Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Se despeja la niebla de la guerra, quedan las mentiras, puras mentiras, puras mentiras británicas

19 de abril de 2018
assad-putin-12-2017.jpg
El Presidente Assad de Siria y el Presidente Putin de Rusia, en Siria, diciembre de 2017. (Foto: Kremlin.ru).

16 de abril de 2018.- El Washington Post del lunes 16 de abril, describe al Presidente Trump rodeado de un equipo de política exterior traicionero, que le miente constante y persistentemente sobre Rusia, y este equipo se mueve actuando a nombre del Presidente, a tu nombre, en contra de Rusia y China. El Post alega que el personal de seguridad nacional de Trump montó un golpe palaciego en su contra en relación a Rusia y China y que Trump perdió la batalla.

Pero el Presidente respondió inmediatamente actuando en contra de los traidores de su entorno. Frustró el nombramiento del asistente de Nikki Haley, el miembro del grupo “Trump Nunca”, Jon Lemer, a una posición de seguridad nacional con el vicepresidente Mike Pence. La Casa Blanca anunció que se echaban para atrás las nuevas sanciones en contra de Rusia debidas al apoyo de Rusia a Siria, cosa que Nikky Haley estuvo fomentando hasta ayer. Se anunció públicamente que el Presidente Trump aún se quiere reunir con Vladimir Putin, aunque todavía no se ha fijado la fecha.

Al mismo tiempo, el Presidente de Francia Macron se jactó ante el mundo que fue él quien engatusó al Presidente Trump para que lanzara el ataque en contra de Siria, reviviendo las mismas doctrinas de ‘cambio de régimen’ de Clinton y Obama que la población estadounidense rechazó con justicia en las elecciones del 2016. Esto no hace más que sentar las bases para que se produzca una reacción feroz en contra del Presidente de Francia.

En la medida en que se despeja la neblina de las acciones de la semana pasada, aparecen ciertos aspectos de nuestra situación actual cada vez más claros. Aunque los angloamericanos se desvivieron en declarar estúpidamente que habían encajonado a Trump, queda claro que lo que ellos proclaman como victoria es una victoria pírrica, arrogantemente ilusoria y temporal. Se movieron temerariamente y el potencial de contragolpe es enorme y revolucionario para el mundo, si la población estadounidense se une ahora al llamado de Lyndon LaRouche para eliminar al imperio británico. En ningún otro momento de la historia, desde que el Presidente Franklin Roosevelt proclamó su intención de acabar con el colonialismo británico, había estado el imperio angloholandés tan frágil y expuesto.

He aquí algunos rasgos pertinentes de nuestra situación actual:

1.- El fraude del ataque químico en Siria, el fraude del envenenamiento de los Skripal en Gran Bretaña y el intento de golpe inspirado por los británicos en contra del Presidente Trump, son todos y cada uno parte del mismo paquete estratégico británico. Gran Bretaña, jalando a su perrito faldero de vieja data, Francia, se ha lanzado ahora con todo para liderar al mundo occidental a un desafío a Rusia y a China, de quienes se dice están practicando algo llamado “capitalismo totalitario”. Esa es la forma en que el escriba del imperio británico Allister Heath, describe los motivos británicos para perpetrar los fraudes de envenenamiento en Salisbury y Siria, en el Sunday Telegraph del 14 de marzo: “Necesitamos un nuevo orden mundial para enfrentar a los capitalistas totalitarios de Rusia y China. Dicha alianza cambiaria dramáticamente el equilibrio de poder global y le permitiría a las democracias liberales contraatacar finalmente. Dotaría al mundo con el tipo de instituciones sólidas que se requieren para contener a Rusia y China. Gran Bretaña necesita un nuevo papel en el mundo; construir dicha red sería nuestra misión perfecta”.

Al otro lado del charco, como se dice, se llevaba a cabo al mismo tiempo una proclama fundacional similar, lanzada por 68 ex funcionario del gobierno de Obama, para formar un grupo llamado National Security Action, cuyo objetivo es garantizar el enjuiciamiento político de Trump y atacar a Rusia y China.

2.- Los rusos dicen ahora que tienen pruebas irrefutables de que los Cascos Blancos, una organización de ayuda asociada con Al-Qaeda y financiada en el rango de millones de dólares por el gobierno británico y la USAID (Agencia de Desarrollo Internacional del Departamento de Estado de EU), montaron el supuesto ataque químico en Duma, Siria, a instigación directa de Londres. Las pruebas incluyen fotografías e intercepciones. Al mismo tiempo, un laboratorio suizo independiente que trabaja para la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) estableció que el veneno utilizado contra los Skripal fue algo llamado BZ, un agente nervioso nunca desarrollado en Rusia sino que, por el contrario, forma parte de los programas de armas químicas tanto de Estados Unidos como del Reino Unido. Estas afirmaciones son totalmente congruentes con el análisis independiente que ha aportado LaRouchePAC en los últimos 10 días.

(Véase “No hubo un ataque químico en Siria” http://larouchepac.com/20180411/there-was-no-chemical-attack-syria. Y “Las armas químicas de Assad: otro cuento de hadas británico”. http://youtu.be/kTtAm0OHW24).

3.- Ya en Gran Bretaña hay una enorme reacción popular en contra de estas mentiras, proveniente del Partido Laborista y del movimiento por el Brexit. Apropiadamente comparan la evidencia clasificada en los fraudes de envenenamientos con las mentiras que llevaron a la desastrosa guerra en Iraq. De igual manera, en Estados Unidos, durante la semana pasada el ciudadano estadounidense olvidado que eligió a Trump para que le pusiera fin a esta insensatez, se unió a LaRouchePAC y protestó enérgicamente en contra del ataque contra Siria. Según todos los indicios, esta protesta alejó al mundo de la estrategia temeraria del chantaje nuclear de Gran Bretaña, Francia y sus colegas en el Partido Demócrata y los neoconservadores de Estados Unidos.

4.- Otra de las fuerzas determinantes en esta situación es el inminente colapso financiero de los centros financieros de Wall Street y Londres. Lejos de practicar un capitalismo totalitario, China, junto con Rusia, están comprometidas en enormes proyectos de desarrollo económico y construcción de infraestructura junto con otras 100 naciones en el mundo. Es el proyecto de construcción de infraestructura más grande que haya emprendido la humanidad en la historia, y tiene el objetivo expreso de ponerle fin a la pobreza y elevar los niveles de vida por todo el planeta. China y Rusia le dedican también partes significativas de sus presupuestos a la exploración espacial y a los descubrimientos científicos fundamentales. Esta es la forma de pensar en grande que solía tener Estados Unidos. Esto recuerda el Sistema Americano de Economía Política. No es capitalismo totalitario.

Si el Presidente Trump acepta la invitación de China para Estados Unidos se integre a la Iniciativa de la Franja y Ruta, será el imperio angloholandés, no Donald Trump, el que va a quedar relegado al basurero de la historia.

5.- La situación sigue plagada de peligros. Nikki Haley y John Bolton han comprometido a Estados Unidos a dar una respuesta militar en cualquier momento en que un terrorista en Siria pueda montar otro ataque químico fingido. Ucrania es otro posible detonante, para quienes están comprometidos en la traición en contra de Estados Unidos y de su Presidente. Ahora también ha quedado claro que un Robert Mueller desesperado, trata de convertir al abogado de Donald Trump en parte de la evidencia de la fiscalía en contra de su cliente, una táctica que ha usado repetidamente el sucio Mueller. Solo que esta vez la táctica de Mueller pudiera haber eliminado la Sexta Enmienda de la Constitución de EU. Mueller está desesperado, porque el Rusiagate se está cayendo a pedazos, Comey es un fracaso, y partes enteras del Departamento de Justicia de Obama se están tropezando una con otra parte denunciar los crímenes del otro.

Así que, al despejarse la niebla, nos encontramos en realidad al borde de la victoria. La cuestión la decidirá el coraje de la población estadounidense, al exigir y actuar para ponerle fin a este golpe, al denunciar las pérfidas mentiras británicas e insistir en regresar a reconstruir al país y al planeta. Lyndon LaRouche ha advertido constantemente en contra del pragmatismo en este tipo de situaciones. Citando las palabras de San Pablo, LaRouche nos recuerda: “Porque no luchamos contra algo de carne y huesos, sino en contra de principados, contra poderes, contra los reyes del mal de este mundo, contra la maldad espiritual de lugares muy altos” (Efesios 6:12). Sé una fuerza para la justicia y el bien. Únete a nosotros en esta batalla. Dile al Presidente Trump que investigue y ponga totalmente al descubierto las pérfidas mentiras francesas y británicas. Llama a la Casa Blanca (202) 456-1111. Dile a los congresistas que le pongan fin al intento de golpe o su carrera va a llegar a su fin en las casillas electorales del 2018; llámalos al (202( 224-3121.

Artículos afines: