Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

El futuro está en Asia; la puerta está completamente abierta para el mundo transatlántico

28 de abril de 2018

27 de abril de 2018 —- El 27 de abril se llevan a cabo dos reuniones muy importantes, como parte del movimiento que está ocurriendo en Asia. En China, el Presidente Xi Jinping, y el primer ministro de India, Narendra Modi, comienzan una cumbre informal de dos días. Estos dos líderes, que representan el 40% de la población del mundo, van a dialogar francamente, sin presiones de declaraciones formales, o presiones de parte de la prensa. En Corea del Sur, Kim Jong-un, líder de la República Popular Democrática de Corea (RPDC), será el primer líder norcoreano en cruzar personalmente la frontera desde 1953; se va a reunir con el Presidente de la República de Corea, Moon Jae-in. Estas reuniones son parte de la dinámica dirigida hacia lograr un nuevo futuro de desarrollo, en contraste a los conflictos geopolíticos y el empobrecimiento que impone el viejo paradigma imperial, lo cual vemos en los recientes complots y confabulaciones que tienen su centro en Londres, en contra de Rusia y China, mientras que mantienen postrados a Europa y a Estados Unidos.

En ese sentido, hoy se presentaron más pruebas en La Haya, en la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), de cómo el argumento de que el gobierno de Siria había atacado con gas a los residentes en Duma, el 7 de abril, fue una fraude montado por los Cascos Blancos, engendros del MI6 británico. Varias personas que estuvieron presentes en Duma, en el momento que ocurrió el supuesto ataque con armas químicas, declararon en persona, que fue todo una treta armada para sacar el video.

Al analizar los sucesos recientes, Helga Zepp-LaRouche dijo hoy en la conferencia semanal del Instituto Schiller, que la reunión entre el Presidente Xi, y Modi, y la reunión entre los dos líderes coreanos, son acontecimientos “que llevan una muy buena dirección. Y les muestra una cosa de manera muy clara: Que el futuro de la civilización está en Asia, y cualquier país de Occidente que quiera ser parte de ese futuro, debe buscar una buena relación con esa nueva dinámica, porque esta es la que está avanzando, y no el viejo paradigma representado por algunas de estas potencias europeas que solo piensan en términos del pasado”.

Dijo que la dinámica que se está llevando a cabo en Asia en estos momentos “forjara la historia para mejorarla. Yo estoy absolutamente convencida de que lo que está sucediendo entre China y África, entre China y Latinoamérica, China y Eurasia, muchas naciones europeas ya se están uniendo por completo al programa de la Nueva Ruta de la Seda en términos de infraestructura: Los países de Europa oriental, de Europa central, los Balcanes, Italia, España, Portugal, Austria, Suiza, todos estos países, incluso Bélgica y Holanda, los países escandinavos, todos han reconocido el enorme potencial que hay en la cooperación para los programas de infraestructura de la Nueva Ruta de la Seda. Y creo que ahora mismo, el mayor problema en muchos países, como Alemania y Estados Unidos, es el hecho de que los medios de comunicación no le han hecho justicia a lo que está sucediendo verdaderamente: tienen al mayor programa de infraestructura en la historia de la humanidad, en el que la gente debate si constituye 12 o 20 veces más el tamaño del Plan Marshall, ¡y es ilimitado! Es una transformación completa del planeta, en que obviamente, se hace realidad nuestra visión, es decir, La Nueva Ruta de la Seda se convierte en el Puente Terrestre Mundial, una mayoría de naciones lo están realizando a una gran velocidad.

“Y hay gente que trata de quedarse allí y seguir jugando a los viejos juegos de la geopolítica, alegando que esto es solo un esfuerzo que China está haciendo para apoderarse del mundo; quiero decir, en primera instancia eso no es cierto, pero además, ¿por qué todas estos países, no deberían estar felices de poder superar la pobreza y el subdesarrollo?, así que naturalmente lo están apoyando.

“Y ahora mismo, el mayor problema es que la persona del común en Europa y en Estados Unidos, simplemente no conoce el alcance de los cambios que están ocurriendo en el mundo”. Así que, es necesario hacerles llegar ese conocimiento, y exhortó en consecuencia “a que más países y más capas de la sociedad en los países de occidente, entiendan de lo que se trata este espíritu de la Nueva Ruta de la Seda”.