General Rudskoi: No habían armas químicas en las instalaciones sirias bombardeadas por occidente

30 de abril de 2018

30 de abril de 2018 –- Las agencias de noticias TASS y Sputnik, reseñan las declaraciones del general Sergey Rudskoi, Jefe del Departamento Central de Inteligencia del Estado Mayor ruso, quien declaró que, en base a las muestras tomadas de los lugares que fueron bombardeados por Estados Unidos, el Reino Unido y Francia, el 14 de abril, se puede confirmar que no había armas químicas ni en el centro de investigaciones científicas de Barzeh, ni en las instalaciones de Han Shinsar, en Siria.

Según Sputnik, Rudskoi anunció que la delegación de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) que estuvo en Duma el 21 de abril, confirmó la ausencia de armas químicas en Barzeh, aunque la OPAQ hasta ahora no ha hecho una declaración oficial. Según su sitio electrónico, la delegación de la OPAQ estuvo en Duma por una segunda vez el miércoles 25, para recabar muestras de un lugar distinto, y lo van a llevar de regreso a Holanda, en donde lo van a dividir y enviar a los diferentes laboratorios asignados de la OPAQ para hacer este análisis.

La delegación rusa en la OPAQ también le había informado al Secretariado Técnico de la OPAQ que darían un informe a los Estados miembros (“Estados Parte”) en la cumbre de La Haya del 26 de abril, en la cual estuvieron presentes los sirios para informar sobre los supuestos sucesos acaecidos en Duma. La OPAQ había recomendado que tales informes se llevaran a cabo una vez que la misión para investigar los hechos hubiese terminado su labor. Rusia había advertido que no tiene ninguna intención de interferir en el trabajo que está haciendo la misión investigadora, pero que proseguirían con el informe que tienen programado.

En sus observaciones, el general Rudskoi recalcó que si hubieran existido armas químicas en los lugares que fueron atacados, los bombardeos hechos por esas naciones de Occidente habrían asesinado a decenas de miles de personas a consecuencia de los agentes tóxicos que se habrían liberado. Esto no ocurrió; de hecho, dijo, y gente que trabajaba en estas instalaciones, así como transeúntes, deambularon por los alrededores de la zona sin mascaras de protección, y ninguno de ellos se envenenó. También desmintió las afirmaciones estadounidenses de que todos los misiles lanzados habían dado en el blanco, y dijo que solo 22 misiles de 105, realmente, dieron en el blanco previsto.