Argentina sobrevive a la refinanciación de sus bonos, por ahora, aunque no resolvió nada

17 de may de 2018

16 de mayo de 2018 — El gobierno argentino se las arregló para esquivar, por ahora, el incumplimiento de los bonos Lebac, mediante una serie de maquinaciones con las que logró refinanciar el 100% de los bonos de corto plazo, denominados en pesos argentinos, que se vencieron el 15 de mayo, por un monto de $30 mil millones de dólares. Los medios publicitarios lo habían puesto como una prueba de la “confianza” de los mercados en el gobierno de Macri.

Pero la confianza es inexistente, no obstante, como lo reconoce el propio Presidente Mauricio Macri. El refinanciamiento tuvo éxito gracias a que, durante las últimas semanas, el Banco Central estuvo comprando frenéticamente grandes cantidades de bonos Lebac, para reducir la cantidad que tendría que pagar el gobierno en caso de que los inversionistas decidieran deshacerse de ellos. El 60% de los Lebac está en manos de bancos locales, de entidades del sector público, de los fondos de pensiones, etc., y el Banco Central torció brazos y ofreció el cielo para convencerlos de que no salieran de los bonos. Como edulcorante, el Banco Central redujo a los bancos el requisito de mantener reservas, con lo que les facilitó quedarse con un ligero margen de liquidez en dólares.

Pero no se resolvió nada. Dentro de otros 30 días, o menos, se vence otro lote de bonos Lebac, y entretanto el gobierno de Macri sigue gastando miles de millones de dólares de sus reservas de divisas para tratar de frenar el asalto sinfín contra el peso, como lo están haciendo los demás gobiernos de los mercados emergentes que padecen la fuga de capitales a consecuencia del aumento ligero en las tasas de interés en Estados Unidos; es el caso de Brasil, Turquía, Indonesia, etc., para nombrar algunos. En medio de una protesta social creciente, Macri se comprometió a utilizar un enfoque “gradualista” en su política de austeridad, lo cual no va a caer muy bien con el Fondo Monetario Internacional. El cartel de los banqueros, el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por sus siglas en inglés), emitió una declaración en la que señala que el refinanciamiento de los bonos Lebac podría ser suficiente para estabilizar temporalmente la situación, pero implicó que Argentina va a tener que pedir más de los $30 mil millones de dólares que le ha solicitado al FMI.