Podría resurgir la crisis de la deuda en Grecia, España y Portugal

31 de may de 2018

31 de mayo de 2018 — A raíz de la crisis política italiana, han comenzado a circular advertencias de que el impacto en los mercados financieros se podría contagiar a otros países. Ya no son únicamente los bonos de la deuda pública italiana cuyos intereses han aumentado, sino también los de España, Portugal y Grecia. En particular, los banqueros griegos están muy preocupados. En el lenguaje bancario, se espera que Grecia deje el “rescate”, y pueda “regresar a los mercados”; o sea, que los bancos dejen de recibir los fondos de la Troika sujetos a las condiciones de austeridad, y que puedan conseguir financiamiento de los mercados. Pero es muy improbable que Grecia pueda “regresar a los mercados” con esas tasas de interés que se han disparado.

“Lo que sucede en Italia nos preocupa enormemente”, le dijo una fuente anónima relacionada con la banca al diario británico Guardian. “El mercado de bonos se ha vuelto loco en el sur de Europa. Con esas tasas de rendimiento es totalmente prohibitivo que Grecia pueda regresar a esos mercados cuando termine el programa” de “rescate”.

Más aún, nadie sabe realmente (porque no se ha hecho público) cuánto queda de la enorme deuda de Grecia que esté a punto de vencer y que se deba pagar en cualquier momento. El mismo diario Guardian cita a un “funcionario griego bien colocado” quien advierte que Grecia va a necesitar ayuda del exterior si no puede regresar a los mercados.

En España, los rendimientos de los intereses también se han disparado. Un contacto español le dijo a EIR que los programas de la Unión Europea por lo pronto no son un tema de discusión entre el público que está concentrado en el resultado del voto de no confianza al gobierno, que puede resultar posiblemente en elecciones adelantadas, debido a los temas de corrupción y del manejo del separatismo catalán. Pero eso puede cambiar en el momento en que se desate la crisis financiera por el aumento en las tasas de los bonos.

La diferencia entre los bonos españoles a 10 años y los bonos Bund de Alemania, aumento de 15 puntos base a 135 puntos base, el 29 de mayo. Eso se compara con la diferencia en los bonos italianos que se encuentra a más de 300 puntos base de diferencia con los bonos alemanes.

Las acciones de los bancos españoles ya sufrieron un impacto importante, empezando por los bancos Santander, Sabadell y Bankia, que perdieron más del 5% de su valor.

También el diferencial de los bonos portugueses aumentó.

La agencia calificadora Moody’s amenazó con que reduciría la calificación de los bonos italianos (que se encuentra ahora a solo dos grados de la calificación de bonos chatarra) si el próximo gobierno no presenta otro presupuesto de austeridad. Esa amenaza lo único que puede lograr es difundir el contagio a los demás países.

Cuando se habla de contagio, hay que tener en cuenta que las finanzas internacionales son como un campo minado, en donde los mercados de bonos de la Eurozona están en un lado de ese campo minado. La deuda en derivados financieros que tiene el banco alemán Deutsche Bank, hace que la deuda pública italiana sea mínima. Los observadores y comentaristas financieros en Europa también están preocupados de la situación de Turquía, cuya moneda viene en caída libre sin tocar fondo todavía, y los bancos europeos están sumamente expuestos con los bancos turcos.