Es la UE la que quiere que Italia incumpla; no los “populistas”

2 de junio de 2018

1 de junio de 2018 — La agencia calificadora del crédito Moody’s anunció el martes 30 de mayo una revisión de doce bancos italianos: Unicredit, Intesa Sanpaolo, Banca IMI, Cassa Depositi e Prestiti, Mediobanca, Banca Nazionale del Laboro, FCA Bank, Credito Emiliano, Credit Agricole Cariparma, Cassa Centrale Raiffeisen, Invitalia y Banca del Mezzogiorno. Esto se produjo después de que se anunció el 25 de mayo una posible baja en la calificación de la deuda italiana. Producto de esto hubo una corrida contra los bonos italianos y el rendimiento en los bonos a 10 años aumentaron drásticamente a 3%. Esto significa un aumento en la deuda italiana. Los medios han desatado una campaña de terror sobre la amenaza de que Italia incumpla en su deuda.

En realidad, son la Unión Europea (UE) y los mercados financieros idolatrados por la UE, los que están empujando a Italia hacia un incumplimiento al aumentar su deuda. Los llamados populistas quieren evitar el incumplimiento al recuperar la soberanía sobre la deuda.

¿Por qué rayos es que Italia es un riesgo crediticio, con una proporción de deuda a PNB de 130% y un déficit de 3%, mientras que Japón que tiene una proporción de deuda a PNB de 250% y un déficit de 10% no lo es? Simple: la deuda de Japón es en su totalidad doméstica. La deuda del gobierno de Japón es crédito propiedad de sus ciudadanos.

La deuda italiana era como la de Japón, hasta que ocurrió la desregulación bancaria y se introdujo el euro. Hoy un 50% es doméstica, 25% en manos extranjeras y 25% en manos del Banco Central Europeo (BCE). Sería manejable excepto si no fuera por el hecho de que está denominada en una divisa extranjera, el euro. Si Italia quiere monetizar su deuda (ultima ratio, aunque legítima para evitar el incumplimiento), tiene que pedirle prestado al BCE. Así que, Italia no tiene desincentivo, a menos que, en una situación de crisis, se someta a la Troika con lo que le agregaría la ocupación extranjera, por encima de tener ya una divisa extranjera.

El miembro del parlamento europeo (MEP) del partido CSU, Markus Ferber advirtió que en caso de una crisis “la Troika tendría que marchar sobre Roma y apoderarse del Ministerio de Finanzas” aunque concedió que “pero las deudas de Italia detonarían los confines de Europa”.

Los “populistas” en Roma quieren evitar el incumplimiento, al salirse del euro.