AMLO ganó de manera aplastante en las elecciones presidenciales de México

3 de julio de 2018

3 de julio de 2018 — Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ganó cómodamente la elección presidencial el pasado domingo 1º de julio en México, con un 53% de los votos entre cuatro candidatos. Tomará posesión del cargo el 1 de diciembre próximo. Su partido MORENA también obtuvo una mayoría en ambas cámaras legislativas del Congreso mexicano, en la Cámara de Diputados y en la de Senadores. El partido gobernante PRI recibió una paliza apabullante, quedando en un tercer lugar con solo el 16% de los votos.

Estos resultados, además de la extraordinaria participación del electorado mexicano, muestran un rechazo popular en masa contra lo que ha sucedido en México durante los últimos 35 años (desde que terminó la Presidencia de José López Portillo en 1982) y el mandato claro de un cambio. La gente está harta de la toma del país por parte de Narcotráfico, S.a.; de la pobreza cada vez más demoledora, impuesta por los bancos de Wall Street y la City de Londres; y de la manera en que 10% de los mexicanos de primera generación han sido expulsados por la desesperación a emigrar a Estados Unidos. Como tal, la elección mexicana es parte de un patrón global de rechazo al viejo paradigma, como se vio en el voto por el Brexit, la elección de Trump, las elecciones italianas y demás.

Hay dos cuestiones estratégicas primordiales que van a definir si AMLO va a decidir por un verdadero cambio de paradigma, como lo exige la población, o simplemente por un cambio de régimen al estilo de las revoluciones de color: 1) la Iniciativa de la Franja y la Ruta; y 2) la toma de México por parte de Narcotráfico, S.A. (es decir, la City de Londres y Wall Street). La relación de México con Estados Unidos bajo Trump, y lo que Trump haga con relación a estas dos cuestiones, es obviamente algo esencial. AMLO y Trump hablaron por teléfono ayer durante unos 30 minutos, en lo que ambos líderes calificaron de “buena conversación”.

AMLO y su equipo han hecho todo lo posible en las últimas 48 horas para darles seguridades a los “mercados”. En su discurso de victoria, AMLO declaró: “en materia económica, se respetará la autonomía del Banco de México [banco central de México]; el nuevo gobierno mantendrá disciplina financiera y fiscal; se reconocerán los compromisos contraídos con empresas y bancos nacionales y extranjeros”. También declaró que “la transformación que llevaremos a cabo consistirá, básicamente, en desterrar la corrupción... Estamos absolutamente seguros de que este mal es la causa principal de la desigualdad social y económica y de la violencia que padecemos”. AMLO no repitió su declaración anterior sobre una “amnistía” o “negociaciones de paz” con el narcotráfico, y solo hizo algunas referencias vagas a cómo cambiará “la fracasada lucha contra la inseguridad y la violencia” bajo su gobierno.

Según un resumen publicado por el diario El Economista, los tres principales asesores económicos de AMLO dieron una conferencia de prensa conjunta ayer en la cual anunciaron, entre otras cosas: 1) Extrema responsabilidad fiscal; 2) Estricto respeto a la autonomía del Banco de México; 3) Mantener el mecanismo de tipo de cambio flexible... 6) Mantener finanzas públicas sanas reconociendo lo que se ha hecho durante las últimas décadas”.