Mattis interviene en la confrontación política en el RU sobre gastos de defensa

3 de julio de 2018

3 de julio de 2018 — El tabloide británico The Sun informó que el secretario de la Defensa de Estados Unidos, James Mattis, le envió una carta al secretario de la Defensa del Reino Unido (RU) Gavin Williamson, en donde le dice que a Washington “le preocupa” que la capacidad militar de Gran Bretaña esté “en riesgo de desgaste”. Y en lo que es una amenaza clara, Mattis también deja en claro que aunque Gran Bretaña pudiera querer “mantenerse como socio preferido de EU”, Francia ya está aumentando sus gastos de defensa, y está esperando entre bastidores para reemplazar al RU. En la carta de dos páginas, el general Mattis argumenta que la posición de Gran Bretaña como una potencia importante en el mundo “ha sido la credibilidad de las fuerzas armadas del RU”. Pero, agrega después: “Me preocupa que la capacidad de ustedes de seguir ofreciendo este fundamento militar crítico para obtener el éxito diplomático, está en riesgo de desgaste, mientras que juntos enfrentamos un mundo inundado de cambios”.

La carta de Mattis, que se dice le llegó a Williamson hace dos semanas, se produjo en medio de una pelea entre Williamson y los generales por un lado, y la primera ministra Theresa May y el Ministro de Hacienda Philip Hammond, por el otro. Williamson ha estado cabildeando mucho para conseguir un aumento en el presupuesto de defensa, hasta de 20 mil millones de libras en un período de diez años, una exigencia que va en contra de la promesa que hizo May de inyectarle la misma cantidad de dinero al Sistema Nacional de Salud.

“Una nación global como el RU, con intereses y compromisos en todo el mundo, requiere un nivel de gastos de defensa más allá de lo que esperaríamos de los aliados con solo intereses regionales”, escribió Mattis en su carta. En otras palabras, los gastos de defensa de Gran Bretaña tienen que estar muy por encima del umbral de 2% de la OTAN. The Sun informa que el liderato militar británico está exigiendo un incremento del 2.5% al año, lo que equivaldría a un incremento monetario de 6 a 7 mil millones de libras, por encima del nivel actual de 35.3 mil millones de libras esterlinas.