El mejor modo de abordar la cuestión de los refugiados: Hagamos la paz

10 de julio de 2018

9 de julio de 2018 — Desde que el gobierno de Siria, con el respaldo de Rusia, avanzó en la provincia de Daraa el 18 de junio, las Naciones Unidas (ONU) y las agencias internacionales de ayuda humanitaria se han quejado de la cantidad de civiles que huyen de los enfrentamientos (que se calculan en unas 320,000 personas) hacia las fronteras de Jordania e Israel. Los sucesos acaecidos en los últimos días, sin embargo, sugieren que el gobierno sirio y el ejército ruso saben que el mejor modo de tratar con tal cantidad de refugiados es hacer la paz en la zona del conflicto, tan rápido como sea posible.

Las pláticas de reconciliación que han emprendido los rusos con los grupos rebeldes, junto con las victorias del ejército sirio en el terreno, han conseguido el logro de acabar con los enfrentamientos en la mayor parte de la provincia de Daraa oriental, y como resultado, parece que varios miles de civiles que habían abandonado el territorio han iniciado su regreso a casa, aunque no está claro si todos lo han hecho. Anders Pedersen, el coordinador de ayuda humanitaria de la ONU residente en Jordania, le dijo a la agencia británica Reuters el 8 de julio que solo quedan en la zona entre 150 y 200 personas, en la que antes se había informado había 60,000 refugiados, cerca del paso fronterizo entre Jordania y Siria. Según Reuters, no está claro hacia qué parte del sur de Siria se dirigían estas personas, pero su movilización sucedió luego de que el ejército tomó de nuevo el cruce fronterizo y algunos rebeldes, en pláticas con funcionarios rusos, acordaron un alto al fuego. Hubo testigos que informaron a la agencia de noticias que se habían ido de la frontera hacia lugares de la provincia de Daraa, donde el conflicto se había extinguido.

La agencia de prensa francesa AFP, informó que el sábado, 7 miles de personas comenzaron el viaje de regreso a sus hogares como efecto del cese al fuego.

“Desde ayer, la gente ha empezado a regresar a sus hogares” desde la frontera con Jordania, dijo Rami Abdel Rahman, del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, OSDH, que apoya a la oposición siria. “Hasta ahora, más de 20,000 personas iniciaron su camino de regreso a casa, dirigiéndose a lugares en los cuales se ha llegado a acuerdos, en la zona rural del sureste de Daraa”. Pero otros “temen regresar a zonas que estén controladas por el régimen, temiendo que sus hijos puedan ser arrestados”, dijo Abdel Rahman.

La Agencia Árabe Siria de Noticias (SANA), informa que la vida en la ciudad de Daraa está comenzando a regresar a la normalidad, en tanto los lugareños comienzan a sentirse más seguros luego de años de estar sometidos a bombardeos y ataques de francotiradores de parte de los terroristas que estuvieron en la ciudad por años.