La casta dominante se vuelve loca ante el compromiso por la paz y el desarrollo de la Cumbre de Trump y Putin

18 de julio de 2018

16 de julio del 2018 – Minutos antes de que terminara la conferencia de prensa en Helsinki de Donald Trump y Vladimir Putin, en la que se sentaron las bases la paz en el mundo, John Brennan, ex director de la CIA de la era de Obama, envió el tuit siguiente: “La actuación de Donald Trump en la rueda de prensa de Helsinki alcanza y supera los límites de ‘delitos graves y faltas leves’. No estuvo lejos de ser traición. No solo fueron los comentarios de Trump una imbecilidad, sino que Putin lo tiene completamente en su bolsillo. Patriotas republicanos; ¿dónde están?”. Cuando toda la prensa de modo entusiasta interpreta que este es un enardecido llamado para un juicio político, en la Constitución la frase “delitos graves y faltas leves” se usa para calificar el delito de traición, la única instancia en la cual la pena constitucional prescrita es la pena de muerte. Tomando en consideración quién hizo el llamado, esto hay que tomarlo en serio.

Fox News mostró sus verdaderos colores presentando a un “experto” detrás de otro para atacar a Trump por respaldar a Putin y por no defender a la comunidad de inteligencia.

Pocas horas después, el llamado hecho por Brennan fue de alguna manera “secundado” por líderes de la inteligencia (de la era de Obama), muchos de los cuales se presentaron en CNN que tanto detesta a Trump. Chuck Hagel, ex secretario de Defensa (que estuvo a punto de decir que el comportamiento de Trump había sido “traición”) dijo que Trump “le falló a Estados Unidos”, y que “yo no lo hubiera dicho del modo en que lo expreso John [Brennan]... pero con respecto a un juicio político, veremos cómo se desenvuelve esto. Eso es una responsabilidad del Congreso y el Congreso debe hacer lo que consideren que es del mayor interés para el país”.

“Fue verdaderamente increíble”, dijo el ex director de Inteligencia Nacional durante el gobierno de Obama, James Clapper, en la entrevista con Anderson Cooper de la CNN. “En la escena mundial, ante todo el globo, el Presidente de Estados Unidos esencialmente capituló y se vio intimidado por Vladimir Putin. Así que fue asombroso y muy , muy perturbador”, agregó.

Michael Hayden, ex director de la CIA y ex director de la Agencia de Seguridad Nacional del gobierno de George W. Bush, “retuiteó” un comentario que hizo Chuck Todd, periodista de la NBC: “El presidente trató de jugar a ‘ambas partes’ en la cuestión de Putin vs la inteligencia de EU y terminó confesando al mundo que en esencia él le cree más a Putin que a Estados Unidos de América y sus agencias”, a lo cual Hayden le agregó “Si, en efecto” como respaldo a la aseveración.

El liderato demócrata en el Congreso siguió una línea similar. En una rueda de prensa en Washington, Charles Schumer, líder de la minoría demócrata en el Senado, parecía cavilar, “¿Qué puede haber hecho que el Presidente Trump colocara los interés de Rusia por encima de los de Estados Unidos? Muchos estadounidenses van a seguir haciéndose esa pregunta”. El hombre que hace un año le había advertido a Trump que la comunidad de inteligencia tenía “muchas maneras de llegarte por donde sea”, luego dijo que era “imprudente, peligroso y débil” que Trump tomara con más seriedad la palabra de Putin que la de la comunidad de inteligencia estadounidense. Nancy Pelosi, la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, se hizo eco de los comentarios que hizo Schumer sobre la “debilidad ante Putin”.

El senador John McCain caracterizó la conferencia de prensa de Trump como “uno de los comportamientos más deplorables de un Presidente estadounidense que se tenga memoria... un error trágico”. Trump se mostró no solo incapaz, “sino reacio a enfrentarse a Putin”. Los dos “parecía que estuvieran leyendo el mismo libreto”, y Trump “prefirió a conciencia defender al tirano”. Añadió que el daño infligido por la “inocencia, el egoísmo, la equivalencia falsa, y la simpatía [de Trump] por los autócratas es difícil de calcular”.

La prensa grande siguió el mismo tema global:

Washington Post: La conferencia de prensa de Trump con Putin fue todo con lo que Putin hubiera soñado. “El lunes fue, hasta la fecha, el día más claro de que Trump no tiene intención alguna de hacer responsable a Putin... Trump le entregó a Putin la victoria propagandística que todos sospechábamos que haría: Se puso del lado de Rusia en detrimento de su gobierno, repetidamente y ante la mirada de todo el mundo”.

The Guardian de Londres: La Cumbre de Trump y Putin: Una pendiente resbaladiza hacia un mundo más violento y oscuro, escrito por Michael H. Fuchs. “Apenas el mes pasado, Donald Trump ha debilitado en repetidas oportunidades a los aliados democráticos de Estados Unidos, acercándose a los intentos de los autócratas para atacar los intereses de Estados Unidos. Si las tendencias actuales continúan, hoy podemos presenciar la destrucción del sistema geopolítico que tuvo inicio luego de la segunda guerra mundial y se mantuvo luego de la guerra fría”.

Ojala.

La revista New York: En la cumbre con Rusia, Trump traiciona a su país a la vista de todos, escrito por Jonathan Chait. “Trump le dijo al mundo que él cree en la palabra del dictador ruso, Vladimir Putin, ¡el hombre mismo que cometió el acto!, por encima de la inteligencia de su gobierno... el hecho de que la inteligencia estadounidense concluyera que Rusia intervino, que Robert Mueller produjo multitud de acusaciones detallando evidencia de es interferencia, todo esto tiene menos significado [para Trump] que las palabras de Putin”.

Al final de la tarde, el sitio electrónico de MoveOn, financiado por George Soros, que apoya a Obama, y está en contra de Trump, envió un correo electrónico con un mensaje sobre la “traición” literalmente idéntico. Aunque no lo piden, el envío fue organizado para alborotar a su base, con esa intención.