No debe haber brechas en los vuelos tripulados espaciales, dice administrador de la NASA

6 de agosto de 2018

6 de agosto de 2018 — El administrador de la NASA Jim Bridenstine se distanció correctamente de la propuesta de la Casa Blanca, contenida en la solicitud presupuestal para la agencia en el proyecto de presupuesto del gobierno para el Año Fiscal 2019, en donde se fija terminantemente el 2025 como la fecha para ponerle fin al financiamiento de la Estación Espacial Internacional (EEI). Al hablar con los reporteros el 2 de agosto en el Centro Espacial Johnson, Bridenstine dijo que la NASA le dará prioridad a evitar tener lagunas en la actividad espacial tripulada, en vez de tratar de cumplir con una fecha específica para cancelar su apoyo a la EEI. En medio de dudas cada vez mayores de que alguna entidad privada pudiera hacerse cargo de manejar la estación, o incluso hacerse cargo de algún pequeño reemplazo, Bridenstine admitió que quizá no fuera factible la propuesta de ponerle fin al financiamiento federal a la EEI. Sin una estación orbitando en torno a la Tierra, Estados Unidos podría perder sus programas tripulados. El único lugar que quedaría al que pudieran ir los astronautas sería la estación china.

Las brechas a las que se refirió Bridenstine son como la que ocurrió entre la misión Apolo-Soyuz de 1976 y el primer vuelo del Transbordador en 1981, cuando EU no envió astronautas al espacio por un espacio de cinco años. Ahora, EU está contemplando una brecha de casi diez años, sin enviar una tripulación a órbita en una nave espacial estadounidense, entre la terminación de las misiones del Transbordador en el 2011 y los primeros vuelos comerciales tripulados. Inicialmente se esperaba que para estas fechas los proveedores de vuelos comerciales tripulados Boeing y SpaceX ya hubieran enviado una tripulación a la estación. Boeing acaba de anunciar ayer más demoras por lo menos por otro año más, y los primeros vuelos de prueba se pospondrán probablemente hasta el 2020.

Ayer, la NASA presentó ocho de sus astronautas y un ex astronauta, que será la tripulación para los vuelos de prueba y las primeras misiones al EEI de las naves espaciales comerciales. Estos programas “comerciales” fuertemente subsidiados, con dinero que le han estado quitando al presupuesto de la NASA en los últimos cuatro años, van a tener pronto su “prueba de fuego” con astronautas de la NASA a bordo.