El CRE declara que la dedicación de China al progreso, es un delito

9 de agosto de 2018

8 de agosto de 2018 — El Consejo de Relaciones Exteriores (CRE) de Nueva York, la principal institución imperial británica en Estados Unidos, publicó un artículo el 2 de agosto titulado “Is Made in China 2025 a Threat to Global Trade?” (¿Es lo Hecho en China 2025 una amenaza al comercio global?) firmado por el subdirector de la publicación del CRE, James McBride. El artículo empieza con la explicación de que China se ha comprometido, a través de su programa “Hecho en China 2025”, a “desarrollar rápidamente diez industrias de tecnología avanzada, principalmente la de carros eléctricos y otros vehículos de nuevas energías, tecnología informática (IT) de última generación y telecomunicaciones, y robótica avanzada e inteligencia artificial. Otros sectores importantes son la tecnología agrícola; ingeniería aeroespacial; nuevos materiales sintéticos; equipo eléctrico avanzado; biomedicina emergente; infraestructura ferroviaria; e ingeniería marítima de tecnología avanzada”.

Todo esto le parece al autor un programa torcido y agresivo, ¿a ustedes no?.

McBride dice que “el Presidente Trump y otros líderes de las democracias industriales ven el plan como una amenaza”, aunque estaría más correcto si dijese que “algunos miembros del gabinete de Trump” lo ven de ese modo. McBride reconoce no obstante que este programa es necesario para China si se quiere volver una nación industrial moderna, pero luego sale con las mentiras que diseminan los belicistas imperialistas que pretenden parar el desarrollo de China.

¿Cuál es el delito de China? “El reclutamiento chino de científicos extranjeros, su robo de propiedad intelectual estadounidense, y sus adquisiciones selectas de firmas estadounidenses, constituye una amenaza sin precedentes para la base industrial estadounidense”, escribe McBride. “Más ampliamente, a los planificadores les preocupa el modelo de China dirigido por el Estado y su ambición de controlar toda la cadena de producción... lo cual significa que industrias completas podrían caer bajo el control de una potencia geopolítica rival”, dice McBride. Luego agrega que un informe de junio de 2018 elaborado por el Representante Comercial de Estados Unidos, “advirtió que las maniobras económicas de China amenazan no solo a la economía de Estados Unidos sino también al sistema de innovación global en su conjunto”.

Quizás el regalo es lo siguiente con relación a la Organización Mundial del Comercio (OMC), de la cual China es miembro: “El gobierno de Trump cree que el foro de la OMC es insuficiente para abordar los abusos de China, porque, alegan, China ha venido socavando los principios de comercio abierto aún cuando observa la letra de la ley”. Entonces, se puede preguntar uno, ¿qué pasó con el mantra de que China no está siguiendo las “normas del derecho”? Quizás el CRE piensa que la ley es lo que Londres y Wall Street dicen que es.