Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

El gran desafío en las elecciones estadounidenses de medio período: ¡Evitar la guerra!

18 de septiembre de 2018

18 de septiembre de 2018 — Luego de la reunión en Sochi, Rusia, sobre la cuestión de la seguridad en Siria, este lunes 17, entre el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el Presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, el gobierno de Rusia anunció que por el momento no habrá un ataque general en Idlib, en contra de los terroristas que se apoderaron de la provincia, pero si habrá colaboración entre los gobiernos de Siria, de Rusia y de Turquía, para aislar a los yihadistas y atacarlos de manera de proteger a la población civil en todo lo posible.

Con esto se le dio un golpe al pretexto que tenían montado los neoconservadores y neoliberales de occidente, de que cualquier ataque general del gobierno sirio contra los terroristas de Idlib (que son las mismas fuerzas apoyadas por los saudíes que perpetraron el ataque contra Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001) sería el motivo para que Estados Unidos, el Reino Unido y Francia lanzaran ataques contra Siria y provocar una guerra abierta. De este modo, Putin ha flanqueado a los belicistas. Aunque no están derrotados, sí están ahora expuestos a la luz pública.

El anuncio de Putin sobre Idlib, pone de relieve la encrucijada estratégica vital que vive el mundo en ese momento —y en particular en las elecciones de medio período en Estados Unidos— la coyuntura entre la guerra por un lado, y la paz y el desarrollo por el otro.

La mayoría de la gente, incluso almas buenas, no pueden ver fácilmente esto, porque se encuentran atrapados en el localismo y en las “opciones controladas” sobre todas las cosas, desde la economía hasta la cultura y las relaciones internacionales. Los estadounidenses cotidianos no ven fácilmente a Estados Unidos en términos de la dinámica mundial de la opción de guerra o de la participación en un nuevo paradigma para la humanidad. Es necesario por eso hacer retumbar el asunto del peligro de guerra. Entonces es que la gente responde. La terrible verdad es que, si en noviembre se elige en Estados Unidos un Congreso que actúe para sacar al Presidente Trump del cargo, entraremos en una guerra. Personalidades de la época de Reagan han planteado esto de manera explícita recientemente, del mismo modo que el político alemán Willy Wimmer, quien señaló que Trump es lo único que separa a la humanidad de una guerra mundial.

La campaña electoral de Kesha Rogers por el Congreso (9º Distrito de Texas, Houston) es una campaña insignia en este sentido. Ella compite como independiente, contra el representante demócrata Al Green, quien repitió el pasado fin de semana, en una reunión de la Junta Negra del Congreso, que no importa que Trump no haya cometido ningún delito. Green dice simplemente que lo elijan en noviembre y se hace juicio político a Trump para sacarlo del cargo.

Rogers está denunciando a Green y a su posición internacionalmente. Y para quienes gustan de los detalles particulares, los republicanos del 9º Distrito Congresional en Texas no tienen que renunciar a su voto por un republicano para sacar a Green. Pueden votar por Rogers, pues no hay ningún republicano en la boleta electoral; solo Rogers, otro independiente, y un libertario.

LaRouchePAC ha planteado los términos para estas elecciones en su folleto de la “Campaña para ganar el futuro”. Las Cuatro Leyes del estadista Lyndon LaRouche expresan el programa científico, económico y cultural que se requiere, en tanto que en lo inmediato se necesita que las cuatro potencias principales (EUA, China, Rusia e India) junto con otros, convoquen a una conferencia para establecer un Nuevo Sistema de Bretton Woods para apoyar el desarrollo en el mundo.

La guerra no tiene por que ocurrir. Vean las dos Coreas. El Presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in y el Presidente de Corea del Nortea, Kim Jong-un, comenzaron este martes 18 una reunión de dos días en Pyongyang, en su tercera ronda de pláticas, encaminadas a establecer la paz finalmente, la actividad económica conjunta, y la desnuclearización de la península. Las cosas avanza de manera concreta. Representantes de los ferrocarriles de Corea del Nortea estuvieron en el Foro Económico de Vladivostok la semana pasada para hablar sobre la conexión con los ferrocarriles rusos y coreanos. El lunes 17, la principal compañía constructora de ferrocarriles en el mundo, China Railway, anunció que la construcción de una red ferroviaria en el Lejano Oriente ruso, conectada con China y las dos Coreas, es la máxima prioridad.