Gobierno argentino de Macri desmantela la infraestructura científica y tecnológica del país

2 de noviembre de 2018

2 de noviembre de 2018 — Siguiendo órdenes del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Presidente neoliberal de Argentina, Mauricio Macri, está desmantelando la infraestructura científica y tecnológica de la nación, que fue desarrollada en un período de décadas y es reconocida internacionalmente. Junto con Brasil, Argentina posee la infraestructura científica más avanzada de Suramérica, de importancia vital para su desarrollo; y también el del continente. Esas capacidades en cada una de estas naciones se encuentran hoy en el patíbulo.

Por esta razón, el 22 de octubre, 1,200 científicos de todas partes del mundo enviaron una carta al Presidente Macri, denunciando su ataque a la ciencia, y alertando que sus políticas de austeridad están llevando al “colapso” al sector tecnológico y científico de Argentina. Hoy, advierte, la principal institución para entrenar científicos, el Consejo Nacional de Investigaciones Científica y Técnicas (Conicet), la Agencia Nacional para la Promoción de la Ciencia y la Tecnología (Anpcyt) y las universidades nacionales que están comprometidas con la investigación científica se encuentran “al borde de la parálisis”. Es inminente “un nuevo éxodo de científicos altamente capacitados”, como sucedió en la década de 1990.

La víctima más reciente del recorte presupuestal de Macri, es la compañía fundada en 1991, Servicios Tecnológicos Integrados S.R.L. (STI), que junto con la compañía estatal de satélites, Arsat, y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), ha participado en la construcción de todos los satélites argentinos. Como consecuencia de los recortes presupuestales y las reducciones en la producción satelital y nuclear, la STI no pudo cumplir con su nómina de sueldos y tuvo que bajar las santamarías.

En comentarios hechos al periódico Página 12, Guillermo Rus, ex presidente de Arsat (compañía que Macri ha tratado de privatizar, sin ningún éxito), informó sobre los problemas financieros de la STI, y además advirtió que la compañía INVAP (compañía dedicada al desarrollo de tecnología de avanzada en diferentes campos de la industria, la ciencia y la investigación aplicada), primera empresa estatal que ha construido reactores nucleares y satélites, y es reconocida a nivel internacional por su trabajo de alto calidad, también tiene problemas dados los recortes presupuestales. El presupuesto del FMI aprobado para el 2019 elimina todo el financiamiento a las actividades espaciales. El INVAP tuvo que endeudarse enormemente, explicó Rus, solo para poder cumplir con su nómina de empleados. El proyecto satelital Arsat-III fue suspendido. La CONAE, cuyo presupuesto se ha visto recortado desde el 2016, en el presupuesto del 2019 tendrá una tercio de lo que era del 2016.