Guterres, secretario general de la ONU pide que se detenga la violencia en Yemen

6 de noviembre de 2018

6 de Noviembre del 2018 — Antonio Guterres, secretario general de la ONU, hizo un llamado personal el viernes 2, para exhortar a que detengan la violencia en Yemen. “Primero, debe cesar la violencia en todas partes, con un cese inmediato alrededor de la infraestructura fundamental y las zonas densamente pobladas”, le dijo Guterres a los periodistas en la sede de la ONU, según la reseña de la agencia AFP. “Hoy Yemen se encuentra en un precipicio”, recalcó. Si no se toman medidas, alrededor de 14 millones de personas, la mitad de la población yemení, podría estar amenazada en los meses venideros, por encima de las 8 millones de personas que actualmente enfrentan hambruna, agregó.

La declaración de Guterres se da luego de que agencias de la ONU hicieron sonar las alarmas respecto al desastre humanitario que se desenvuelve en Yemen. “Hay ahora un peligro claro e inmediato de una hambruna enorme inminente en Yemen; más grande que cualquier cosa que ningún profesional en este campo haya visto durante su vida de trabajo”, dijo Mark Lowcock, jefe de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, al Consejo de Seguridad de la ONU la semana pasada. El Fondo de Población de las Naciones Unidas emitió un informe ayer, que dice que la guerra ha hecho muy difícil hacer llegar la ayuda humanitaria al país y ha elevado el riesgo de que nazcan bebés prematuros y bajos de peso, de graves hemorragias posparto, y labores de parto en extremos peligrosas para la vida de las madres y de los niños.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) informó el 2 de noviembre que 7 millones de niños en Yemen están amenazados por la hambruna. “Hoy, 1.8 millones de niños por debajo de los 5 años de edad se enfrentan a una malnutrición aguda, y 400,000 están afectados ya de una grave malnutrición”, dijo Geert Cappelaere, director regional de la UNICEF. “Más de la mitad” de las 14 millones de personas que están seriamente amenazadas por la hambruna en las regiones más pobres del país son niños, le dijo Cappelaere a la AFP el 31 de octubre. “Detener la guerra no es suficiente”, continuó. “Lo que necesitamos es acabar con la guerra y crear un mecanismo gubernamental que coloque como prioridad a la población y a los niños. La guerra está exacerbando la situación que ya era grave antes como consecuencia de años de subdesarrollo”.

No obstante, ante este desastre cada vez más grave y los llamados para que Estados Unidos y otros gobiernos pongan un alto a esta guerra, continúa la campaña de bombardeos que dirige Arabia Saudita contra Yemen, con docenas de ataque aéreos reportados en contra de Sana’a, la capital y la ciudad portuaria Hodeidah.