Ucrania arma una provocación en el Mar de Azov

28 de noviembre de 2018

27 de noviembre del 2018 — Sin ninguna duda teniendo en mente los preparativos para la reunión próxima entre los Presidentes Donald Trump y Vladimir Putin, de Estados Unidos y Rusia respectivamente, el gobierno de Ucrania decidió crear una crisis internacional al violar las aguas territoriales de Rusia en el Mar de Azov. El 25 de noviembre, tres barcos de guerra ucranianos cruzaron la frontera rusa en el Mar Negro y entraron en aguas territoriales rusas, donde, según argumenta Rusia, estaban llevando a cabo peligrosas maniobras. Otros dos barcos de guerra ucranianos habían navegado desde Berdyansk para unirse a las otras tres naves, sin embargo se regresaron. La Guardia Costera de la Guardia Fronteriza del Servicio Federal de Seguridad de la Federación Rusa, detuvo a las tres naves de ucranianas. Aparentemente fue necesario utilizar armas, lo cual llevó a que tres marinos ucranianos salieran heridos y recibieron cuidados médicos. Se abrió un caso penal por violación de la frontera del Estado ruso.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergey Lavrov, afirmó que el incidente fue resultado de una orden directa del liderato del régimen de Kiev, propiamente.

“El hecho de que se llevó a cabo con la aprobación y la orden directa del liderato [de Kiev] es indudable” afirmó. “Cuando la parte ucraniana estaba planeando esta provocación, deben haber calculado los beneficios adicionales que querían se derivasen de esta situación, esperando que Estados Unidos y Europa respaldaran ciegamente a los instigadores, como de costumbre”, recalcó.

El domingo 25 de noviembre, poco después del incidente, el Presidente ucraniano Petro Poroshenko, convocó al Consejo Nacional del Seguridad y Defensa (CNSD) del régimen de Kiev, que preside Oleksandr Turchynov, para pedirle a la Verkhovna Rada (Consejo Supremo o parlamento de Ucrania), que apruebe una ley marcial por un período de 60 días. Todos los informes indican que la Rada tuvo que aprobar la petición, pero que aparentemente la sesión terminó en un caos, en donde varios de los miembros del parlamento de partidos de oposición se amontonaron alrededor de la persona que estaba hablando. En cambio, como informara Interfax Ukraine, Poroshenko emitió un decreto imponiendo la ley marcial a todo el país, comenzando desde el 28 de noviembre a las 9am, basándose solamente en la autoridad del CNSD. (Según algunos informes, el parlamento eventualmente terminó aprobando el decreto).

Poroshenko alegó que su decreto no aplica para tomar medidas que lleven a restringir a los ciudadanos de sus derechos y libertades, o la aplicación de alguna censura, sin embargo hay muchos comentarios que manifiestan preocupación respecto a que es posible que se impongan restricciones políticas, tales como posponer o cancelar el calendario para las elecciones Presidenciales de marzo del 2019. Lavrov, dijo antes del decreto emitido por Poroshenko, que él pensaba que tenía más que ver con la situación política interna que con lo sucedido en el Mar de Azov.

“Si se declara una ley marcial, entonces los nacionalistas radicales pueden sentir que les han dado luz verde” afirmó. “Hacemos un llamado contundente a los patrocinadores occidentales de Kiev para que traigan a la calma a quienes quieren aprovecharse de la histeria militar y los resultados políticos en relación a las próximas elecciones y de otros eventos que están llevándose a cabo en Ucrania”.

En Ucrania un nuevo grupo de oposición en el Parlamento, llamado la “Plataforma de oposición por la vida”, emitió una declaración que dice: “Hoy, la tarea prioritaria es evitar que aumenten las tensiones y proteger al pueblo. Para poder alcanzar esta meta, es necesario destituir a todos los funcionarios militares involucrados en el incidente del Estrecho de Kerch, lo cual puso en riesgo la vida y la salud de los marinos ucranianos. Creemos que garantizar la renuncia del Presidente Poroshenko y llevar a cabo nuevas elecciones presidenciales es el único modo de solventar esta situación”.

“Al aprovecharse del truco de la declaración de la ley marcial, el Presidente Poroshenko busca usurpar el poder y cancelar las elecciones presidenciales próximas, las cuales es seguro que pierda. La ley marcial va a permitirle al actual régimen fracasado, la oportunidad de eliminar personas indeseadas, cerrar algunos medios de comunicación y restringir la libertad de expresión, así como los derechos a los ciudadanos ucranianos. El régimen actual ya está en la bancarrota. Ellos no tienen derecho a paralizar la vida de la nación por su codicia de poder e incompetencia para resolver de modo pacífico un conflicto armado en el este del país”, señala la declaración.

Yuri Boiko, quien preside el grupo, hizo un llamado al gobierno a que sostenga pláticas con Rusia, en las cuales los Estados miembros de la Unión Europea (UE) e instituciones podrían actuar como mediadores.

“Solo es posible alcanzar la paz por medio de pláticas directas entre nosotros [Ucrania] y Rusia. Consideramos que las instituciones de la UE deben actuar como mediadores de una plataforma de la UE y [que] se lleve a cabo la búsqueda en ese ámbito de la forma de evitar una tragedia, una guerra”, afirmó Boiko. Mientras tanto, Alexei Volkov, director general de Puertos de Crimea, le dijo ayer a los periodistas que ya se restableció la navegación a través del canal Kerch-Yenikale. Dijo que las restricciones a los barcos para atravesar por el Estrecho de Kerch se impusieron dadas las acciones de provocación.