Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Los británicos incluyeron a Corbyn entre los objetivos del “Rusiagate”

12 de diciembre de 2018
jeremy_corbyn_bahrain_2013.jpg
El dirigente del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, habla en las afueras del Parlamento sobre Bahrain e 2013. (Foto: YouTube/RevolutionBahrainMC).

12 de diciembre de 2018 — La denuncia de la operación subversiva del gobierno británico que se destapó la semana pasada, conocida como “Iniciativa Integridad” (una operación financiada por el gobierno británico que integra a personeros de los medios informativos para subvertir a las naciones e instituciones que no se quieran someter a los planes del imperio para lanzar una guerra contra Rusia) se extendió ahora de manera explosiva, luego de que el Partido Laborista atrapó a los operativos de esa “iniciativa” en operaciones para interferir directamente en el proceso político y electoral interno del Reino Unido. Se destapó el hecho de que el intento de golpe contra el Presidente Donald Trump con la operación del “Rusiagate”, que encabeza el sicario político Robert Mueller a nombre del MI6 británico y sus piezas en lo que fue el gobierno de Obama, se dirige desde la misma operación criminal contra el partido de oposición del mismo Reino Unido. El diario Daily Record de Escocia, reveló el domingo 9 que el alimentador de la cuenta de Twitter de la “Iniciativa Integridad” ha venido publicando ataques contra el dirigente del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, a quien tachan de “agente ruso”. Uno de los tuits dice que “lo que [Corbyn] ha hecho, conciente o inconcientemente, es trabajar para los planes del Kremlin”.

El Partido Laborista ha respondido de manera enérgica. La Secretaría de Relaciones Exteriores en el gabinete de la oposición, Emily Thornberry, emitió una declaración: “Es simplemente indignante que la obviamente mal llamada ‘Iniciativa Integridad’, financiada por el Ministerio del Exterior con una suma de 2.25 millones de libras esterlinas en los últimos dos años, ha utilizado de manera rutinaria su alimentador de Twitter para diseminar ataques personales y calumnias contra el dirigente de la oposición, contra el Partido Laborista y funcionarios laboristas”. El Ministerio del Exterior trató de hacerse el desentendido, y el ministro Alan Duncan prometió “una investigación de inmediato”.

Helga Zepp-LaRouche comentó sobre las implicaciones más amplias de esto, y señaló que los estadounidenses pueden aprender de esta subversión interna a la democracia en el propio Reino Unido, para entender que son los británicos, no los rusos, los que interfieren en los procesos democráticos y electorales en Estados Unidos y en el Reino Unido, y en todo el mundo realmente.

Por su parte, el Presidente Trump sigue en su pelea contra los confabulados en el golpe en Estados Unidos, al mismo tiempo que desarrolla su relación personal con el Presidente de China, Xi Jinping, y con el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, pese a los ataques “neomacarthystas” de los demócratas y de algunos republicanos. Su asesor económico, Larry Kudlow, informó el domingo 9 que la parte china está procediendo rápidamente a implementar el acuerdo al que llegaron Trump y Xi Jinping en Argentina, en tanto que Trump ha manifestado su optimismo de que Estados Unidos, China y Rusia puedan llegar pronto a un acuerdo sobre el control armamentista.

Europa mientras tanto sigue descendiendo en el caos. El martes 11 la primera ministra británica Theresa May decidió suspender la votación en el Parlamento sobre su fraudulento plan para instrumentar el Brexit, luego de reconocer que no tenía los votos suficientes para su aprobación. En Alemania, la nueva dirigente del CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer, está resultando un simple clon de Angela Merkel y su nombramiento no hará nada para detener el derrumbe de todos los partidos tradicionales. En Francia, el Presidente Emmanuel Macron habló por TV a la nación el lunes en la noche, pero no logró conmover a nadie para recuperar el apoyo de la población que sigue enfurecida con el programa de austeridad a nombre de la defensa del cambio climático. Luego de cuatro semanas de manifestaciones en todo el país, el sábado salieron a la calle unas 140,000 personas con el resultado de más de 1,000 detenidos. El diario The Wall Street Journal informa con consternación, que el plan de Macron para imponer una austeridad brutal al pueblo francés ha fracasado, y que “el pánico se ha difundido a las filas de sus aliados y partidarios en la Asamblea Nacional”.

Al mismo tiempo, sigue avanzando el derrumbe del banco alemán Deutschebank, así como el pánico en torno a la burbuja de la deuda corporativa en el sistema financiero occidental. Más voces se dejan escuchar para exigir un regreso a la ley bancaria Glass-Steagall de Franklin Roosevelt. Zepp-LaRouche señaló que en 1971, cuando Nixon retiró el apoyo en oro del dólar y acabó con el sistema de Bretton Woods, su esposo Lyndon LaRouche, advirtió que el resultado inevitable en el tiempo sería una nueva depresión, guerra y el resurgimiento del fascismo, a menos que se instrumentara su propuesta para restaurar el Sistema Americano hamiltoniano. El derrumbe tardó más tiempo de lo que LaRouche había anticipado, dijo ella, “porque el enemigo recurrió al imperio, pero los imperios se derrumban siempre, como lo vemos hoy día”. El mito neoconservador de “el fin de la historia”, con el establecimiento de una “democracia liberal” universal al estilo británico (o sea, un imperio), ha resultado completamente erróneo, agregó ella.

De hecho, hay todavía mucha historia por hacer. Ahí está la Nueva Ruta de la Seda y las Cuatro Leyes de LaRouche para implementar, con un nuevo renacimiento global, si la gente muestra que es capaz de elevarse hasta este gran momento de la historia.