Bolton anuncia nueva política de EU hacia África: diatriba contra las “acciones depredadoras” de Rusia y China como la Franja y la Ruta

17 de diciembre de 2018

17 de diciembre de 2018 — El Asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, dio el jueves 13 un agresivo discurso contra Rusia y China en la Fundación Heritage, en donde atacó a la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China de ser una política “depredadora”, en el marco del anuncio de un nuevo programa del gobierno de Trump para África. El programa se llama “África próspera”, y según alegó Bolton, “el Presidente la aprobó ayer”, aunque su contenido es pura geopolítica británica diseñada para garantizar que Estados Unidos, China y Rusia no cooperen entre sí. De hecho, Bolton caracterizó la actuación de China y Rusia en África como “una amenaza significativa a los intereses de la seguridad nacional de Estados Unidos”.

Bolton identificó tres prioridades de Estados Unidos en la región: 1) “fomentar el comercio de Estados Unidos y los vínculos comerciales”; 2) “contrarrestar la amenaza del terrorismo islámico radical”; y 3) “garantizar que los dólares de los contribuyentes estadounidenses sean utilizados de manera eficaz y efectiva”.

La prioridad número uno es detener a China y a Rusia, argumentó. “Grandes potencias competidoras, a saber, China y Rusia, están expandiendo rápidamente su influencia financiera y política en toda África. Ellos están canalizando sus inversiones en la región de manera deliberada y agresiva para conseguir una ventaja competitiva sobre Estados Unidos...China emplea el soborno, hace acuerdos oscuros, y emplea de manera estratégica las deudas para someter a los Estados africanos a los intereses y exigencias de Pekín. Sus proyectos de inversión están plagados de corrupción, y no cumplen las mismas normas ambientales y de ética que los programas de desarrollo de Estados Unidos.

Luego atacó por nombre la Iniciativa de la Franja y la Ruta, precisamente el programa global de infraestructura que ha traído un desarrollo económico dramático a África:

“Tales acciones depredadoras son componentes supeditados a iniciativas estratégicas chinas más amplias, que incluyen a ‘La Franja y la Ruta’, un plan para desarrollar una serie de rutas comerciales que lleven a China y que salgan de China con el fin último de ampliar el dominio global chino. En África, ya estamos viendo los efectos perturbadores de la cruzada China para obtener mayor poder político, económico y militar”.

Bolton llegó al extremo de acusar a China de endeudar a las naciones como Zambia y Yibuti, para obtener el control de sus economías y establecer bases miliares.

Luego dedicó su atención a Rusia:

“Rusia, por su lado, también está buscando aumentar su influencia en la región por medio de acuerdos económicos corruptos. Por todo el continente, Rusia promueve su relación política y económica con poco respeto al estado de derecho o a una gobernanza responsable y transparente. Sigue vendiendo armas y energía a cambio de votos en la Naciones Unidas, votos que mantienen a autócratas en el poder, socavando la paz y la seguridad, en oposición a los mejores intereses de los africanos. Rusia sigue extrayendo recursos naturales de esta región para su propio interés.

“En síntesis, las prácticas depredadoras que siguen China y Rusia entorpecen el crecimiento económico de África; amenazan la independencia financiera de las naciones africanas; interfieren con las operaciones militares de Estados Unidos; y suponen una amenaza significativa a los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos”.

Y con respecto a las prácticas de financiamiento de Estados Unidos, Bolton dijo que “Estados Unidos ya no va a dar asistencia indistinta en todo el continente, sin un objetivo o prioridad. Y ya no vamos a respaldar misiones de paz improductivas, infructuosas e irresponsables de las Naciones Unidas. Queremos mostrar algo más que valga los dólares bien ganados de los contribuyentes estadounidenses”. Y luego de acusar a Rusia de comprar votos en las Naciones Unidas, anunció que “los países que seguidamente votan en contra de Estados Unidos en los foros internacionales, o que toman acciones en contra de los intereses de Estados Unidos, no deberían recibir la generosa ayuda internacional de parte de Estados Unidos”.