Grandes firmas especuladoras empiezan a zafarse de los préstamos apalancados

17 de enero de 2019

17 de enero de 2019 – El diario británico Observer planteó en su columna sobre banca (Banking) el sábado 12, la siguiente pregunta: ¿Puede una burbuja desatar un pánico en el mercado, si estalla en un lugar diferente del mercado de deuda?” Se refiere a un “lugar diferente” al de los derivados de la deuda hipotecaria que estalló entre el 2007 y 2008. El columnista hace varias advertencias, pero en particular señala al mercado de $1.3 billones de dólares del mercado de deuda apalancada en Estados Unidos, y a la burbuja de la deuda corporativa en general; dice que, para empezar, ya la notable firma de inversión Kohlberg Kravis Roberts eliminó por completo su exposición al mercado de los préstamos apalancados. Vendió todas sus posiciones.

El columnista del Guardian dice que esto es una señal de que “regresó la bomba de tiempo de las inversiones de alto riesgo; esta vez son las compañías las que prenden la mecha”. Luego tiene un subtítulo que dice “Los préstamos apalancados encienden las sirenas de alarma de que se repita el desastre hipotecario de 2008”.

El comentario repite la noticia de que recientemente, la Comisión de Política Financiera del Banco de Inglaterra declaró que “el mercado global de préstamos apalancados es más grande, que el mercado hipotecario de riesgo de Estados Unidos en 2006, y crece tan rápidamente como éste”.

Dado el explosivo resurgimiento de los derivados conocidos como “obligaciones con garantía prendaria” (CLO, por sus siglas en inglés), que son una especie de seguro de apuesta en caso de incumplimiento de los préstamos apalancados (de la misma manera en que los CLO relacionados con los paquetes de hipotecas en 2007) el columnista cita al investigador de la Escuela de Economía de la Universidad de Cambridge, Rasheed Saleuddin, quien juzga que “pequeños cambios en las tasas de incumplimiento de los préstamos, o siquiera las expectativas de que suceda, podría causar un derrumbe” de toda la burbuja. Otro profesor de Oxford, agregó que “si las condiciones económicas empeoran, puede llevar a pérdidas para muchos inversionistas y llevar a un agotamiento de la liquidez similar en estos instrumentos como hemos visto con la bursatilización de las hipotecas de alto riesgo durante la crisis de 2008”.

Pero todas estas advertencias no dicen ni una palabra sobre el impacto impredecible de un aterrizaje forzoso con el Brexit, la amenaza de lo cual es parte del pánico que tiene agarrado al sector financiero en Londres luego de que el Parlamento rechazó el acuerdo fraudulento de la primera ministra Theresa May.