Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

La sandez de BuzzFeed muestra que el intento de golpe británico contra Trump se puede derrotar

21 de enero de 2019
trump-jan17-2019.jpg
El Presidente Donald J. Trump, junto con el vicepresidente Mike Pence, dio una declaración en el Pentágono el jueves 17 de enero de 2019, donde anunció la Revisión de Defensa Antimisiles del Pentágono. (Foto oficial de la Casa Blanca por Tia Dufour).

21 de enero de 2019 — La pifia que cometieron el viernes 18 pasado los directivos del portal de chismes BuzzFeed, que fueron los primeros que publicaron el expediente marrullero contra Trump del agente del MI6 británico, Christopher Steele, deja al descubierto el intento de golpe de la inteligencia británica que está en marcha en contra del Presidente Donald Trump, para derrotarlo. La menguante casta dirigente británica, que se encuentra en un caos ahora mismo, se ha estado desde fines del 2015 y cada vez con mayor intensidad, tratando de impedir primero que Trump llegara a la Casa Blanca, y luego de sacarlo, debido a su propuesta política de buscar la cooperación para lograr la paz y el progreso económico, con el Presidente Putin de Rusia y el Presidente Xi de China. La población estadounidense puede ahora aplastar este intento de golpe con una exigencia pública masiva para que se hagan públicos todos los documentos de la comunidad de inteligencia de 2016 y 2017, que muestran las fuentes de los ataques organizados en contra del Presidente; se deben desclasificar y hacer públicos. Algunos líderes demócratas del Congreso quedarán al descubierto también, luego de haber visto estos documentos que todavía son secretos, y por haber mentido sobre su contenido.

El alegato de BuzzFeed de que los investigadores del Fiscal Especial les pasaron las pruebas de que Trump ordenó a uno de sus abogados mentirle al Congreso, tuvo que ser repudiado incluso por el propio sicario judicial Robert Mueller. Pero solo después de que varios demócratas del Congreso reaccionaron locamente pensando en que la “línea” de BuzzFeed era la luz verde para forzar el juicio político y el derrocamiento.

Barbara Boyd ha mostrado en forma decisiva en EIR que BuzzFeed es un componente estadounidense de la operación de la inteligencia militar británica denominada “Iniciativa Integridad”. Esa operación para generar en los medios noticiosos campañas de propaganda y desinformación en contra de los colaboradores de Rusia en toda Europa, incluso contra el propio dirigente del Partido Laborista, Jeremy Corbyn en el Reino Unido, y más en particular contra Donald Trump en Estados Unidos.

Esta es la tercera noticia simulada abierta y descarada para enjuiciar a Trump en los últimos tres meses, comenzando con la más disparatada que sacó The Guardian de Londres que se demostró rápidamente que era un invento total, de que el ex director de la campaña de Trump, Paul Manafort, visitaba a menudo en 2016 al fundador de Wikileaks, Julian Assange, en la embajada de Ecuador en Londres.

Las mentiras abiertas y descaradas de los confabulados en el intento de golpe muestran qué tan desesperados están, sobre todo cuando el Presidente Trump inició su maniobra para retirar a las tropas estadounidenses de Siria y de Afganistán. Para Londres, esas tropas estadounidenses son sus “gurkas”, y requieren que sigan en el terreno para mantener el caos que han generado, con el objetivo de dividir y conquistar a los países en desarrollo y mantener al mundo entero dividido por la geopolítica.

Esta desesperación ha puesto en evidencia más aún el intento de golpe de la inteligencia británica.

El plan de Trump para sacar las tropas de Siria y Afganistán, también tiene que ver con su otra iniciativa, el discurso que dio el 17 de enero sobre el sistema de defensa antimisiles que ha despertado recuerdos del discurso de Ronald Reagan en 1983 sobre la Iniciativa de Defensa Estratégica. Quizás el propio Presidente no es plenamente consciente de que ambas cosas estén relacionadas. Pero el viraje de la estrategia de disuasión nuclear estadounidense, de una postura de Destrucción Mutua Asegurada (MAD) a una de Supervivencia Mutua Asegurada, no se puede hacer como un simple “añadido” al gasto militar de Estados Unidos y a su despliegue dominado por el partido belicista anglófilo que, en 1983 lo representaba el vicepresidente George H.W. Bush contra Reagan. Ese partido belicista alineado a los británicos tiene sus orígenes más cercanos en el servilismo del Presidente Harry Truman hacia Winston Churchill. Ese partido prefiere hoy las guerras sin fin en Siria y Afganistán, y busca el derrocamiento de Donald Trump y sus ideas de supervivencia mutua asegurada.

La defensa antimisiles necesita de una revolución tecnológica en rayos relativistas y las tecnologías industriales relacionadas. Debe ser un programa de emergencia, que involucre varios cientos de miles de millones de dólares de inversión en un período de varios años. Requiere sacar a todas las fuerzas de Estados Unidos fuera de los territorios de las 7 u 8 guerras limitadas en las que están involucrados, eliminar los presupuestos de contingencia para las guerras en el exterior y mucho más. Debe ser una cambio completo en el enfoque estratégico global, que sea transparente para Rusia y China en particular, y que los invite de inmediato a colaborar en la misma transformación. Y requiere de un programa paralelo de emergencia en la exploración espacial, que además colabore con otras importantes naciones involucradas en la exploración espacial, y haga posible la Defensa Estratégica de la Tierra en contra de posibles asteroides inmensamente destructivos y de impactos de meteoritos, de lo cual la especie humana hoy no tiene cómo defenderse.

Una Iniciativa de Defensa Estratégica (IDE) como la que se diseñó en la década de 1970 por Lyndon LaRouche de manera paralela al trabajo del Dr. Edward Teller y sus colaboradores, es muy difícil que sea posible hoy sin que ocurra una cambio en la política económica, que de todos modos la nación necesita. Vean “The Way Forward” (El camino a seguir), la nueva declaración que está circulando masivamente el Comité de Acción Política de LaRouche (LPAC). La declaración reta al Congreso para que apruebe las Cuatro Leyes de LaRouche, comenzando por la Ley Glass-Steagall para regular la actividad bancaria y crear una nueva institución nacional de crédito para la inversión en infraestructura productiva, la creación de un programa de emergencia de tecnología de fusión y plasma, y revivir la exploración espacial de la NASA. Propone asimismo un acuerdo entre las cuatro potencias, China, Rusia, e India con Estados Unidos, para crear un nuevo sistema de crédito para el desarrollo económico internacional.

Estas nuevas políticas económicas y científicas serían los componentes básicos para cualquier Defensa Estratégica de la Tierra, o para cualquier cambio posible hacia la Sobrevivencia Mutuamente Asegurada.

Y si el Presidente asume un papel de liderato en tales cambios, como es posible que sea su intención, hay que derrotar el golpe de Estado de los británicos en su contra de una vez por todas, ya.