Por fin se le permite hablar al embajador ruso Antonov en Washington

8 de marzo de 2019

8 de marzo de 2019 — El embajador ruso ante Estados Unidos, Anatoly Antonov, quien se había visto forzado a pedir literalmente que le dieran oportunidades para hablar en eventos públicos en Washington, pudo por fin hablar el lunes 4 en un evento en el Centro Stimson. Dejó en claro que el “tema candente” era el peligro creciente de una guerra nuclear debido a la decisión de Estados Unidos de retirarse de los acuerdos sobre control de armas e ignorar el marco del derecho internacional establecido por la ONU después de la Segunda Guerra Mundial. Tuvo que forcejear con el moderador del Centro Stimson porque éste trató de cambiar el tema una y otra vez.

Antonov recordó al público el anuncio hecho por el Presidente Putin el 1º de marzo del año pasado, con relación a los nuevos sistemas de armas que Rusia se vio forzada a desarrollar cuando George W. Bush eliminó el Tratado ABM (misiles antibalísticos), lo que “destruyó la estabilidad estratégica entre Estados Unidos y Rusia”. Sobre el retiro de EU del Tratado INF (fuerzas nucleares de alcance intermedio), Antonov dijo que “le preocupaba mucho a la Federación Rusa que EU pudiera desplegar misiles de alcance intermedio en Europa”, y calificó esto como un “tema candente”. Presentó un mapa de Europa, en donde se mostraba las ciudades rusas que estarían al alcance de dichos misiles y las ciudades europeas que estarían al alcance de los misiles rusos si se vieran en la necesidad de desplegarlos como contramedida. “¿Quién pierde? ” se preguntó. “Europa, y también Rusia”. Agregó que “no podemos permitirnos regresar a 1987, antes de que se firmara el Tratado INF”. Dijo que no hemos tenido una guerra mundial desde la Segunda Guerra Mundial “debido a la política de MAD (destrucción mutuamente asegurada), debido al entendimiento de que nadie podría ganar en una guerra nuclear”.

Le presentó al Centro Stimson un libro sobre los intercambios culturales entre Estados Unidos y Rusia, y señaló que “la cultura, la exploración del espacio exterior, el Ártico, éstas son las áreas de cooperación. No es mucho, pero es una base para mejorar las relaciones”. Se quejó de que Estados Unidos le está negando visas a equipos deportivos, artistas e incluso hasta a miembros de la Academia de Ciencias de Rusia.

Elogió la cooperación entre las fuerzas militares de ambos países en Siria. Con sentido del humor tomó nota del hecho de que cuando él estaba en el Departamento de Defensa trató de “persuadir a sus colegas estadounidenses de que firmaran un acuerdo especial sobre una posible cooperación entre nuestras Fuerzas Armadas”, para combatir al enemigo terrorista en común en Siria. “Pero fracasé; lo prohibió vuestro Congreso; ese es el motivo por el cual a vuestros generales se les ocurrió el término ‘supresión de conflicto’. No sé lo que signifique pero parece que vuestros generales la esgrimieron para no tener que ir en contra de la voluntad del Congreso”.

Antonov elogió al representante especial de Trump en Siria, James Jefferey, con quien dijo haberse reunido varias veces, por ser “profesional y muy inteligente, y él ayudará a acelerar este proceso”. Hizo un llamado a revivir las pláticas 2+2 entre los ministros de Defensa y Relaciones Exteriores como un primer paso necesario y agregó que era muy importante la reunión que ahora se celebraba entre los Jefes del Estado Mayor Gerasimov, de Rusia, y Dunford de Estados Unidos.