Inundaciones en el Medio Oeste de EU tienen un gran impacto en el suministro de alimentos y en la capacidad de producción agrícola

3 de abril de 2019

3 de abril de 2019 — Las inundaciones en las cuencas altas de los ríos Misouri y Mississippi han sido calificadas correctamente de “históricas”, comparado con los episodios terribles ocurridos en la región en los últimos 200 años. El origen de los daños no es la mala suerte o el “cambio climático” sino la falta de infraestructura que se ha venido posponiendo, especialmente desde el plan “Pick-Sloan” de 1944 para un manejo integral del agua en toda la región, que nunca se construyó. Tampoco se construyó totalmente el plan para la infraestructura del Alto Mississippi; y durante décadas el programa de la presa de la cuenca superior, del Departamento de Agricultura, no contó con fondos suficientes.

Ahora, como dijo en el pleno del Senado la semana pasada el senador republicano Chuck Grassley, “con más precipitación pluvial, derretimiento de nieve, un suelo saturado, tierra congelada y enormes atascos de hielo, nos encontramos ante una situación propicia para inundaciones de envergadura en la primavera que pudieran afectar hasta unos 200 millones de estadounidenses”.

Los siguientes datos específicos seleccionados muestran una idea del impacto en la producción de alimentos y la capacidad futura.

* Se calcula que un 55% de las zonas donde se cosecha maíz y un 60% de la soya están en riesgo de inundarse. Con seguridad, las siembras de primavera se interrumpirán en gran parte de estas tierras de cultivo. La tierra que está ahora bajo el agua seguramente no se va a utilizar para la siembra. Los escombros van desde fragmentos de metal, hasta rocas, limo y arena. Después de las grandes inundaciones del 2011, pasaron años antes de que se limpiara parte de esos escombros. De un condado a otro, los agricultores estuvieron almacenando entre un 5% y un 15% más maíz y soya en contenedores en sus fincas que en los últimos años, porque los estaban manteniendo fuera del mercado, con la esperanza de obtener un precio más alto. Ahora, estas cosechas están destruidas. Muy poco de esto estaba asegurado, Además los contenedores de metal están explotando por la presión de las cosechas hinchadas por el remojo. Los cereales como tales están inservibles. Ni siquiera las plantas de etanol están comprando maíz remojado por las inundaciones.

* El núcleo de estados de la cuenca del Missouri que se vieron más afectados (Nebraska, Iowa, Dakota del Sur, Missouri y Kansas) representan el 27% de la ganadería de EU, o unas 26 millones de cabezas de ganado. La región más amplia (Iowa, Minnesota, Illinois, Nebraska, Missouri, Kansas y Dakota del Sur) representan el 48% de toda la producción porcina de EU. La producción de huevos se concentra aquí en donde los seis estados de Iowa, Minnesota, Illinois, Nebraska, Missouri y Dakota del Sur, representan el 34% del total de la producción nacional de huevo en EU (según el Servicio de Investigación Económica del Departamento de Agricultura de EU).

* Se han perdido millones de cabezas de ganado, debido al frío extremo, las condiciones de tormentas de nieve y de las inundaciones extremas. El hecho de que el desastre se haya producido en la temporada de nacimiento de becerros, ha hecho que las pérdidas fueran mayores en todos lados. Las inundaciones arrasaron con lotes de alimento, y graneros de cerdos y aves de corral. El ganado que se salvó sufre muchos efectos secundarios significativos por el trauma, entre ellos susceptibilidad a enfermedades y falta de peso. Hay aumentos en las infecciones clostridiales, principalmente de patas negras y leptospirales.

* La pérdida de suministros de agua en muchas zonas ha causado gran preocupación entre las grandes operaciones de ganado, cerdos y pollos. No se pudo acceder a las granjas ni a los lotes de alimentos debido a las inundaciones, y el agua potable para los animales se tiene que transportar en camiones.

* En Nebraska, los lotes de ganado perdieron un estimado de $36 millones en suministros de alimentos. Los helicópteros Chinook de la Guardia Nacional de Nebraska arrojaron heno para ganado varado por las inundaciones, lo que, según informan, no se había hecho en 50 años. Los lotes de ganado reportan pérdidas de $1 millón por día, debido al aumento en los costos de transporte.