Trump tuiteó sobre la colusión del RU en el fraude; la inteligencia británica ¡le ordena al mundo que ignore al Presidente de EU!

26 de abril de 2019

25 de abril de 2019 — Menos de 24 horas después del anuncio triunfal de que el Presidente Trump había aceptado la invitación de la reina de Inglaterra a visitar el Reino Unido (RU) en visita de Estado, el Presidente torpedeó los esfuerzos frenéticos por presentar la infame “relación especial” EU-RU como si estuviera tan buena como siempre. Trump lo hizo con un solo tuiteo publicado el miércoles 24 en la mañana:

“El ex analista de la CIA Larry Johnson acusa a la Inteligencia del Reino Unido de haberle ayudado al gobierno de Obama a Espiar a la Campaña Presidencial de Trump en el 2016. @OANN. WOW! Ahora no es más que una cuestión de tiempo antes de que se conozca la verdad, y cuando suceda, ¡va a ser una belleza!”, agrega, en referencia a la entrevista a Johnson que publicó One America News Network (OANN).

Casi de inmediato aparecieron encabezados histéricos en ambos lados del Atlántico. “Trump promueve la teoría conspirativa de que el RU ayudó al gobierno de Obama a espiar su campaña presidencial” se queja el diario Independent de Londres. “Después de las noticias sobre la Visita de Estado, Trump acusa falsamente al RU de maquinaciones de espionaje” protesta la decadente MSNBC. El encabezado de Newsweek se gana el primer lugar: “ ‘Totalmente ridículo’; Donald Trump tuitea alegando que la inteligencia del RU le ayudó a Obama a espiar su campaña. ‘No le hagan caso’ dice el GCHQ”.

El GCHQ o General Communications Headquarters, es el equivalente británico a la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, y su socio en la red de vigilancia global conocida como los “Cinco Ojos” (los cinco países angloparlantes del mundo, EU, el RU, Australia, Canadá y Nueva Zelanda). Cuestionado por los medios para que respondiera a la promesa explosiva del Presidente de Estados Unidos de que “la verdad saldrá a la luz”, el GCHQ dio exactamente la misma respuesta arrogante que dio en marzo del 2017, cuando el entonces Secretario de Prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer sacó a colación el papel del RU en el espionaje ilegal a la campaña presidencial de Trump. “Las acusaciones de que se le pidió al GCHQ que realizara escuchas telefónicas en contra del entonces Presidente electo no tienen sentido. Son absolutamente ridículos y deben ser ignoradas”

LaRouche PAC tomó la iniciativa de ignorar esa orden de la agencia de espionaje de la monarquía británica en ese entonces, y mucho más ha salido a la luz sobre el papel británico desde entonces. Impulsó la denuncia del papel británico con su folleto de circulación masiva, “Robert Mueller, asesino legal amoral”, dado a conocer en septiembre del 2017 y el expediente que le siguió, en enero 2019, “El papel británico en el complot en contra del Presidente está ahora al descubierto. ¿Actuarás ahora para salvar a la nación?”.

Ya es hora de expulsar a los británicos.