China donó a Tailandia un aparato pequeño de fusión, para reclutar y entrenar a la primera generación de científicos e ingenieros

2 de may de 2019

1 de mayo de 2019 –- El Instituto de Física de Plasma (IFP) de China, que alberga al Tokamak Superconductor Experimental Avanzado (TSEA), en julio del año pasado sacó de su retiro su Tokamak HT-6M de la década de 1980 y se lo donó al Instituto de Tecnología Nuclear de Tailandia (ITNT). Cuando el profesor Wan Baonian, director del IFP le dio una llave simbólica del pequeño reactor nuclear a B. Lerthirunwong, director del TSEA, la hermana del rey de Tailandia, la princesa Maha Chakri Sirindhorn, firme defensora de la investigación de fusión, presidió la ceremonia. La publicación de Internet ITER Newsline de esta semana publicó un artículo al respecto.

Durante la visita que hizo la princesa en diciembre del 2018 al Reactor Termonuclear Experimental Internacional (ITER) en Francia, se firmó un acuerdo de cooperación entre el ITER y el ITNT.

El reactor HT-6M es un Tokamak del tamaño de una mesa pequeña, que no está diseñado para producir energía, sino para estudiar la física del plasma. “La idea original fue la de presentar a las generaciones jóvenes, los desafíos y las promesas de la fusión”, dijo Tuong Hoang, físico de fusión en el Instituto Francés de Investigación de Fusión para el Confinamiento Magnética, (IRFM en sus siglas en francés). “Hay un gran interés y cada vez mayor, no solo en Tailandia, sino además en los países vecinos, como Nepal, Las Filipinas o Indonesia”.

En enero de este año, la Escuela sobre Plasma y Fusión Nuclear de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ANSEA), llevó a cabo su cuarta serie de clases en la Universidad de Mahidol en Tailandia. “El objetivo es entrenar un primer núcleo de 20 0 30 físicos e ingenieros a través de un programa de cinco años”, explicó Tuong Hoang. “El primer grupo actualmente está siguiendo su segundo año de entrenamiento y muy pronto estará preparados para ensayar en el HT-6M”, afirmó.