Empeoran las inundaciones en 10 estados a lo largo del Río Misisipí; barcazas paradas. Se verá afectada la siembra de primavera

4 de may de 2019

4 de mayo de 2019 — Los pronósticos de “alto riesgo de inundaciones” se están convirtiendo en realidad ahora en las cuencas de los ríos Mississippi y Missouri. La Administración Nacional Oceanográfica y Atmosférica (NOAA) lo había previsto en marzo en su pronóstico trimestral Pronóstico de Primavera, donde mostraba altas precipitaciones y deshielo. Esta semana el Servicio Meteorológico Nacional del NOAA emitió un llamado de alerta ante inundaciones, seguido de advertencias de inundaciones repentinas en sitios específicos, para los 10 estados que están a lo largo del río Misisipí, desde Minnesota y Wisconsin hasta el sur, en Louisiana y Misisipí. Hay partes en donde pudieran presentarse niveles de desborde récord en los próximos 10 días. En Davenport, Iowa, el dique (temporal y muy limitado) se desbordó el 30 de abril. Aquí y en Muscatine cerraron las calles que corren a lo largo de la orilla del río, iniciando las obras par colocar sacos de arena a lo largo.

Se interrumpió el tráfico de barcazas. En particular, los barcos con fertilizantes informan que tienen “estacionados” unas doscientas embarcaciones en St. Louis, que no se pueden mover debido a las aguas peligrosas. Esto pone en peligro las condiciones para el rendimiento de los cultivos este año. En cualquier caso, la siembra de primavera va muy lenta; en algunas zoans ni siquiera lo van a intentar. Uno de los dueños de embarcaciones le preguntó a EIR, ¿les gustaría algo de P o K en el este? La respuesta: ¡Sería bueno volcar un par de cargas de las barcazas en la Cámara de Representantes!

En la Cuenca del Missouri, el nivel de las aguas sigue causando estragos. Un experto en recuperación de tierras en Kansas le dijo hoy a EIR que las fuertes lluvias sobre un suelo sobresaturado están causando sumideros terribles que se están formando en lo que era anteriormente una región minera carbonífera en el este de Kansas, cuando el suelo se colapsa sobre las viejas minas subterráneas. El asistió a uno de estos sitios hoy en donde un becerro estaba atrapado en un hoyo de 15 pies de hondo por 30 de ancho. Cuando la lluvia es fuerte, se pueden llenar estos sumideros, lo que obliga a que el agua subterránea se mueva a través de los antiguos túneles mineros, lo que a su vez puede iniciar una reacción en cadena ocasionando más colapsos, más sumideros y más inundaciones subterráneas.