La ciencia de la IFR es una oportunidad para América del Sur

10 de may de 2019

10 de mayo de 2019 — En artículo publicado ayer en la revista Nature, los autores Lucien O. Chauvin y Barbara Fraser destacan el proyecto astronómico conjunto con Chile como un ejemplo de iniciativas chinas para mejorar la cooperación con los astrónomos en América del Sur, lo cual forma parte de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR) de China.

Desde antes de llegar a ser Presidente y proponer la IFR, Xi Jinping había promovido la cooperación global en ciencia y tecnología como algo fundamental para el desarrollo económico, dijo en Santiago de Chile Mónica Rubio, presidente de la Sociedad Chilena de Astronomía, a los reporteros de Nature. Relata haber escuchado el discurso inaugural del entonces vicepresidente Xi en la reunión de la Unión Astronómica International en Pekín, en agosto del 2012, en donde habló “sobre inversiones, apoyo a los científicos y planes para el desarrollo de la astronomía a nivel internacional con grandes telescopios. ‘Él presentó un enfoque enérgico que nadie se esperaba’ ” informó Rubio.

En 2013, China firmó un acuerdo con el gobierno chileno para establecer el Centro Suramericano de Astronomía de la Academia de Ciencias de China (CASSACA por siglas en inglés) en Santiago, la capital chilena, como un proyecto conjunto del Observatorio Astronómico Nacional de China y la Universidad de Chile. El proyecto CASSACA ayuda ahora a financiar investigaciones de astrónomos chilenos y le da tiempo de acceso a astrónomos chinos a centros astronómicos esenciales localizados en Chile, pero su director, el astrónomo chino Zhong Wang tiene ideas que van más allá. Una de ellas es ampliar el CASSACA hasta convertirlo en un “centro multidisciplinario en donde los científicos chinos puedan colaborar con los investigadores en Chile y otros países sudamericanos en estudios de terremotos, océanos, la Antártida, desiertos, cambio climático y otros campos” informa Nature.

Este enfoque de Xi también se puso de manifiesto en Asia Central cuando la visitó en septiembre del 2013. Un año después, la Academia de Ciencias de China estaba financiando las mejoras al telescopio del Instituto Astronómico Ulugh Beg de Uzbekistán. La mejora allanó el camino para que el instituto de Uzbekistán investigara el cielo del norte en colaboración con el Observatorio Astronómico Xinjiang de China. Uzbekistán no tenía experiencia en la construcción de telescopios, le dijo el director del observatorio Shuhrat Ehgamberdiev a CAS Bulletin, así que la parte tecnológica más importante fue realizada por ingenieros chinos.