Diplomático británico retirado advierte del “Plan de Bernard Lewis” detrás de los juegos de Bolton y Pompeo en Irán

17 de may de 2019

16 de mayo de 2019 — El diplomático británico retirado Alastair Crooke, identificó a Bernard Lewis —el satánico estratega del “choque de civilizaciones” que dirigió la Oficina Árabe británica por décadas— como la fuente de la actual política en contra de Irán adoptada por el secretario de Estado de EU, Mike Pompeo y el Asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, en un artículo publicado por la Strategic Culture Foundation (Fundación de Cultura Estratégica), titulado “Irán: preparando el espacio de la batalla”, el cual fue reimpreso por MintPress.

Crooke caracteriza al “Plan de Bernard Lewis”, como se le conocía, como “un designio para fracturar a todos los países de la región, desde el Medio Oriente hasta la India, en torno a las líneas étnicas, sectarias y lingüísticas. Una balcanización radical de la región”.

Crooke señala que no es nuevo el hecho de que hayan adoptado el Plan de Bernard Lewis. Éste, “ha sido formidablemente influyente en Estados Unidos; sus ideas programáticas se han elevado por encima de Presidentes, legisladores y grupos de peritos, y todavía lo están”. Viene al punto el elogio que hizo Mike Pompeo a Lewis cuando murió en 2018, cuando dijo: “Solo me reuní con el una vez, pero leí mucho de lo que escribió. Le debo una gran parte de mi entendimiento del oriente medio a su obra... Fue también un hombre que creía, igual que yo, que los estadounidenses deben ser más confiados en la grandeza de nuestro país, no menos”.

Fue Lewis el que propagó la “idea de un mundo musulmán retrógrado, bullendo de odio en contra de un Occidente virtuoso y modernizado”, y fue Lewis, no Samuel Huntington, quien acuñó la frase “choque de civilizaciones”, destaca Crooke.

“Lleva el cambio de régimen a Irán —la amenaza primordial, en términos de Lewis— fue siempre la fantasía de Lewis. ‘¿Debemos negociar con los ayatolas de Irán?’, le preguntó Henry Kissinger en una ocasión: ‘¡Ciertamente no!’ fue la respuesta intransigente de Lewis. La postura general que Estados Unidos le debe adaptar a la región se la presentó en una síntesis a Dick Cheney: ‘Yo creo que una de las cosas que le tienen que hacer a los árabes es golpearlos entre los ojos con un gran garrote. Ellos respetan el poder’ ”, recuerda Crooke.

“Pompeo y Bolton tratan de arrinconar a Irán para que transgreda el JCPOA”, agrega Crooke. La prueba de que esa es su estrategia es que recientemente terminaron con las exenciones a las sanciones de Estados Unidos que le habían permitido a Irán exportar uranio sin enriquecer y agua pesada de su reactor. Con esto, lo que pretenden es “forzar en efecto a Irán a la proliferación [nuclear]. Porque, si esas sustancias no se pueden exportar, Irán se verá obligado a acumularlas, en violación del JCPOA, a menos que el procedimiento de la ONU para disputas incorporado en el JCPOA decida lo contrario.

“Pero empujar a Irán a que caiga en incumplimiento formal, abre muchas posibilidades para que Bolton provoque más a Irán, y quizás incluso al punto de provocarlo para que Estados Unidos tenga su casus belli para bombardear las instalaciones de Irán para el enriquecimiento del uranio. Quién sabe”, advierte Crooke en conclusión.