Craig Murray denuncia al informe de Mueller: “menos que despreciable”. Dice que no se ha entrevistado a Binney

17 de may de 2019

16 de mayo de 2019 — A pesar de que dice que había quedado “choqueado” con el informe de Mueller, el embajador Craig Murray se había abstenido de hacer comentarios, a la espera de que apareciera evidencia que lo respaldara; nunca sucedió. Así, en su nota del jueves 9 de mayo lanzó su descarga, en donde califica al informe de Mueller de “inservible”, aunque dirige la mayor parte de sus energías específicamente en contra del reverenciado fiscal. No solo no entrevistó Mueller a testigos claves como Bill Binney o Julian Assange, dice Murray, sino que él —lo que es imperdonable para un fiscal— “inició el proceso con un prejuicio”, que los rusos habían interferido, y “deliberada y sistemáticamente excluyó cualquier evidencia que contradijera esta perspectiva”.

Resumiendo la idiotez de Mueller de no realizar el análisis forense informático, Murray hace una representación de una llamada falsa al 911: “¿Hola? Acaban de asesinar a mi marido. Tiene un cuchillo en la espalda con las iniciales del ruso que vive enseguida grabadas en escritura cirílica. Ya contraté a un detective privado que les va a enviar las fotos del cuerpo y del cuchillo. No, ustedes no necesitan ver ninguna de las dos cosas”.

“No hay policía honesto en el mundo que pudiera estar de acuerdo con este ardid” escribe Murray, “y tampoco lo estaría Mueller si fuera remotamente un hombre honesto”.

Todo esto “palidece como insignificante en comparación con su ataque contra Julian Assange”, un ataque “particularmente cobarde”, dado que Assange no podía defenderse. Aunque Mueller hubiera podido haber arreglado de manera muy simple una conexión por video para recibir el testimonio de Assange, decidió ignorar incluso hasta las declaraciones públicas de Assange (de que Rusia no estuvo involucrada) porque“el totalmente corrupto de Mueller no estaba dispuesto a aceptar ninguna evidencia que pudiera contradecir su narrativa predeterminada... Para alguien con los antecedentes de Mueller en la aplicación de la ley, el declarar a alguien culpable de hecho, sin darle ninguna oportunidad de dar su versión de los hechos, es evidencia plena de malicia”. (énfasis agregado)

“Dirigir una ‘investigación’ con una idea predeterminada sobre quién es la parte culpable” dice Murray en su conclusión, “y después nombrar y condenar a esas partes en su informe, sin escuchar el testimonio a quiénes se acusaba, es un método de proceder que hace del cobarde y corrupto señor Mueller menos que despreciable”.