Gobierno venezolano y oposición sostienen pláticas en Noruega. ¿Tienen algo que ver Rusia y Estados Unidos?

18 de may de 2019

18 de mayo de 2019 — El embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas en Ginebra, Jorge Velero, confirmó que se están llevando a cabo pláticas en Oslo, Noruega, entre dos representantes del gobierno de Maduro y tres representantes de la oposición, aunque no necesariamente representantes de la facción del “presidente” postizo Juan Guaidó. Diversos medios internacionales confirmaron las pláticas.

Este acontecimiento refleja la realidad de que han fracasado miserablemente los intentos de la oposición alineada al Departamento de Estado de EU, para derrocar a Nicolás Maduro, como en el caso del absurdo “levantamiento militar” orquestado el 20 de abril por el Asesor de Seguridad Nacional de EU, John Bolton. Se consideraba esto como la “etapa final” de la “Operación Libertad” de Guaidó para derrocar al gobierno de Maduro, y luego de fracasar, no solo dejó al descubierto las divisiones dentro de la oposición sino que también hizo enojar al Presidente Trump, quien dio a conocer su descontento por las payasadas de Bolton.

Dado el tenor de las recientes reuniones diplomáticas entre Estados Unidos y Rusia, no hay que descartar que los dos gobiernos hayan tenido algo que ver con fomentar estas pláticas. Hay que recordar que después de la llamada de 90 minutos del Presidente Trump con el Presidente Putin el 3 de mayo, Trump informó que Putin quería “hacer algo positivo en Venezuela y yo también”. Según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, el canciller Sergey Lavrov subrayó al reunirse con el Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela Jorge Arreaza la “importancia de la ayuda internacional para promover un dialogo que sea incluyente en Venezuela entre las fuerzas constructivas y responsables”. Al día siguiente, después de reunirse con el Secretario de Estado Mike Pompeo en Finlandia, Lavrov le dijo a un reportero que le preguntó sobre si Pompeo le había dado un ultimátum para “salirse de Venezuela”, que “nosotros tratamos de no enfocarnos en las declaraciones públicas, dado que éstas están influidas por demasiadas cosas que no tienen nada que ver con las realidades políticas. Tratamos de concentrarnos en políticas reales y lo hemos logrado”.

Después le respondió a CNN:

Labrov: “Según mi contacto con colegas estadounidenses, europeos y latinoamericanos, yo no veo ningún defensor de una solución militar descabellada. Yo espero que este entendimiento compartido por todos se pueda traducir en políticas y que no haya una solución militar porque esto sería un desastre”.

Pregunta: “¿Entienden esto los diplomáticos estadounidenses?

Lavrov: “Sí”.

Lo que pudiera resultar de las pláticas en Oslo está lejos de estar claro. Lo que se sabe es que el dirigente de oposición Leopoldo López –-quien actualmente se encuentra en calidad de “huésped” en la embajada española en Caracas, y de quien recibe órdenes Guaidó— las apoya. Lo único que Maduro ha dicho en público es que su Ministro de Comunicaciones Jorge Rodríguez, quien está en Oslo, está en una “importante misión en el exterior”. Hoy en la tarde el Washington Post cita a Guaidó cuando le dice a sus partidarios que él entendía “las dudas naturales que habían surgido entre ellos debido a las frustraciones pasadas con mecanismos que fracasaron”, es decir, las negociaciones. “No confundamos el objetivo con los mecanismos. Hemos dicho que vamos a tratar todas las opciones”. Agregó que negociaciones “que no conducen a ponerle fin a la usurpación, un gobierno de transición y elecciones libres” no son aceptables, pero parece que no es él quien dicta los términos.