Xi Jinping: La búsqueda de la belleza es una aspiración común de las civilizaciones humanas; buscar la superioridad es “estúpido”

21 de may de 2019

21 de mayo de 2019 –- El Presidente de China, Xi Jinping, abrió un nuevo flanco en su pelea para garantizar un nuevo orden mundial basado en la premisa del “destino común” de la humanidad, en su discurso inaugural de la Conferencia sobre el Diálogo de las Civilizaciones Asiáticas, el 15 de mayo en Pekín. “Para satisfacer nuestros desafíos comunes y para crear un mejor futuro para todos, buscamos que la cultura y la civilización jueguen su papel, que es tan importante como el que juegan la economía, la ciencia y la tecnología”, explicó. China convocó a esta conferencia de manera que “al ponernos todos a pensar juntos, ¡crearemos un mañana mucho mejor para las civilizaciones de Asia y más allá!”.

Aunque la conferencia estuvo centrada en torno a Asia, se concibió como un primer paso para un diálogo de civilizaciones entre toda la humanidad, lo cual se puso de manifiesto con el tercer ponente de la conferencia , el Presidente de Grecia Prokopios Pavlopoulos. Con una gran pasión, Pablopoulos repitió en numerosas ocasiones que él participaba en este diálogo fundamental por invitación de su “gran amigo” el Presidente Xi, no solo como individuo, sino “como griego, europeo y representante de Occidente”.

El Presidente Xi habló de la gran contribución de Asia a la civilización humana, y de su búsqueda por la paz, por la prosperidad y de poner fin a la pobreza, al hambre y a las enfermedades. Luego propuso cuatro premisas filosóficas en base a las cuales debe sustentarse el diálogo.

“La diversidad estimula la interacción entre las civilizaciones, que a su vez fomenta el aprendizaje mutuo y el avance de su desarrollo. Tenemos que fomentar los intercambios y el aprendizaje mutuo entre los países, las naciones y las culturas de todo el mundo, y fortalecer el apoyo popular para la construcción conjunta de una comunidad con un futuro compartido tanto para Asia como para la humanidad en su conjunto”, afirmó Xi. “Con ese fin, yo creo que es imperativo que actuemos de la siguiente manera:

“Primero, tenemos que respetarnos unos a otros y tratarnos como iguales. Todas las civilizaciones están enraizadas en su ambiente cultural único. Cada una encarna la sabiduría y la visión de un país o nación, y cada una es preciosa porque es ella misma. Las civilizaciones solo varía entre sí, así como los hombre solo son distintos entre ellos en términos del color de su piel o del lenguaje utilizado. No existe una civilización que sea superior a las otras. Pensar que la raza propia y la civilización propia son superiores e insistir en transformar o incluso sustituir otras civilizaciones es simplemente estúpido.

“Si se reducen las civilizaciones humanas a un solo color o a un solo modelo, el mundo se convertiría en un estereotipo y en un lugar muy aburrido para vivir...

“Segundo, tenemos que sostener la belleza de cada civilización y la diversidad de civilizaciones en el mundo. Toda civilización es la cristalización de la creación humana, y cada una es bella a su manera. El anhelo por todo lo que es bello es una búsqueda común de la humanidad que nada puede reprimir. Las civilizaciones no tienen que enfrentarse unas contra otras; lo que se necesitan son ojos para ver la belleza en todas las civilizaciones. Deberíamos mantener la dinámica de nuestra propia civilización y crear las condiciones para que florezcan otras civilizaciones. Juntos podemos crear un jardín colorido y dinámico de culturas de todo el mundo.

“La belleza de una civilización encuentra su expresión concreta en las obras clásicas de filosofía y ciencias sociales y en las obras de literatura, música, y teatro para cine y televisión...

“Tercero, tenemos que mantenernos siempre abiertos e incluyentes e inspirarnos entre nosotros con nuestras fortalezas. Todos los organismos en el cuerpo humano deben renovarse por medio del metabolismo; de otro modo, la vida llegaría a su término. Lo mismo es cierto para las civilizaciones. Un aislamiento por un largo período de tiempo hará que esa civilización decaiga, mientras que los intercambios y el aprendizaje mutuo mantendrán su desarrollo. Una civilización solo puede florecer al llevar a cabo intercambios y aprendizaje mutuos con otras civilizaciones...

“Cuarto, necesitamos avanzar con los tiempos y explorar nuevos terrenos del desarrollo. Para que una civilización perdure, hay que hacer esfuerzos para mantenerla viva y construir sobre su legado de una generación a otra. Mucho más importante, una civilización tiene que adaptarse a los tiempos cambiantes e innovar en nuevos campos. La historia de las civilizaciones del mundo nos dice que toda civilización tiene que avanzar al ritmo de los tiempos y tomar lo mejor de su era para desarrollarse. Tenemos que concebir nuevas ideas para agregarle impulso e inspiración al desarrollo de nuestras civilizaciones. Con estos esfuerzos, vamos a ofrecer logros para que nuestras civilizaciones trasciendan en el tiempo y en el espacio y tengan un atractivo duradero.

“Para estimular la innovación y creatividad de la gente, lo mejor es entrar en contacto con civilizaciones diferentes, ver las fortalezas de los demás y aprovecharlas...”