Secretario de Comercio Ross presiona a México para que no acepte inversiones chinas en el país

29 de may de 2019

29 de mayo de 2019 — Según Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia de México, quien es una de las personas de mayor influencia en el gabinete de López Obrador, el Secretario de Comercio de EU, Wilbur Ross, presionó a México el mes pasado para que no deje entrar las inversiones chinas al país, “especialmente en proyectos estratégicos”. Según la reseña del periódico El Financiero del 23 de mayo, Romo dijo que Ross le dijo recientemente que parte del quid pro quo de levantar los aranceles estadounidenses que había en contra del acero y aluminio de México, es que México no debe tener ninguna “inversión activa” de China. Romo informó esto públicamente el el 23 de mayo en la reunión anual de Canacero, la Cámara Nacional de la Industria de Hierro y Acero.

Romo dijo que Ross planteó el asunto de China en una reunión el 12 de abril en Mérida de CEO Dialogue. Según la cita de El Financiero, Romo dijo:

“En Mérida, después de que concluyó CEO Dialogue, varios miembros de México tuvimos una reunión con el Secretario Ross. Les voy a contar una anécdota que fue muy interesante: una vez que se acabaron todas las 232 (aranceles sobre el acero y aluminio mexicanos), nos dijo: ‘Bueno, quiero pedir varias cosas. Queremos fortalecer nuestras relaciones porque el único camino que tienen los Estados Unidos es tener un frente común, un bloque comercial muy fuerte para competir con China’ dijo”.

Romo continuó con su recuento de lo que Ross le dijo: “Segundo, no queremos ninguna participación muy activa de inversiones chinas en México, especialmente en proyectos estratégicos. Tercero, queremos que nos ayuden a parar la migración proveniente de Centroamérica; y cuarto, el Presidente se comprometió, y por lo tanto nosotros seremos muy cuidadosos de la forma en que negociamos el 232”.

Romo cuenta que él le dijo a Ross: “es fácil ir contra México; nos pides cuatro cosas pero no quieres tomates; así que vas a tener que decidir si quieres tomates o migrantes, o acero y migrantes”.

El comentario de Romo es una referencia sesgada al hecho de que México necesita desarrollarse y exportar para poder ser capaz de contener la migración. Es absolutamente cierto hasta donde cabe; pero la solución real al problema, como lo ha mostrado repetidamente la EIR es que EU y China cooperen en el desarrollo de la infraestructura de México y Centroamérica, como parte de la participación global de Estados Unidos en la Iniciativa Franja y Ruta.