Ministro de Defensa de China, general Wei Fenghe, hizo una firme advertencia a EU en el Diálogo de Sangri-La en Singapur

4 de junio de 2019

3 de junio de 2019 — El ministro de la Defensa Nacional y miembro del Consejo de Estado de China, general Wei Fenghe, participó en el Diálogo Shangri-La en Singapur, y en su intervención defendió firmemente a China ante la enorme campaña en contra de China, e hizo una fuerte advertencia a Estados Unidos para que deje los ataques y una fuerzas con China para el beneficio mutuo.

“La humanidad se encuentra en una encrucijada. La construcción de una comunidad con futuro compartido para la humanidad es el camino correcto para avanzar y es la tendencia de los tiempos”, dijo para empezar. Luego contrapuso los dos paradigmas que enfrenta la humanidad: “El mundo actual pasa por cambios profundos nunca vistos en un siglo. Siguen apareciendo factores y dificultades inciertas que desestabilizan. La gran visión del Presidente Xi Jinping, de construir una comunidad con un futuro compartido para la humanidad es la respuesta para la coexistencia armónica de los pueblos en todo el mundo, la solución efectiva a los problemas globales y la vía correcta hacia la paz mundial y el progreso humano. Tomamos nota de que Estados Unidos expuso ayer su perspectiva sobre los asuntos regionales. Creemos que cualquier perspectiva como esa debe tomar en cuenta la seguridad y los intereses comunes de los países de la región. Ningún enfoque a las cuestiones regionales debe recurrir a los bloques militares, ni deben de socavar los intereses de los demás”.

Luego planteó cuatro cuestiones:

“1. Primero, ¿qué debemos de elegir, paz y desarrollo o conflicto y confrontación?... ¿Cuál es la causa de las guerras y conflictos regionales, la proliferación del terrorismo, el caos en el Oriente Medio y la crisis de refugiados en Europa? ¿Quiénes están detrás de todo esto y cuál es la causa de origen? Estas son las cuestiones sobre las que hay que reflexionar. Algunos crean deliberadamente la división y la hostilidad, provocan la confrontación, interfieren en los asuntos regionales, interfieren en los asuntos internos de otros, y con frecuencia recurren a las armas. ¿Qué intereses sirven en la Tierra y cuáles daña?

“2. ¿Qué debemos elegir, apertura e inclusión o aislamiento y exclusión? Vean el mundo con una mente abierta e inclusiva y habrán amigos y socios en todas partes. Vean al mundo con una mente estrecha y exclusiva, y solo habrá enemigos y adversarios. Esta es una profecía autorrealizada...

“3. ¿Cuál debemos elegir, la cooperación ganar-ganar, o el juego de suma cero? La cooperación donde todos ganan hace el pastel más grande y acarrea más beneficios para todos. Por otro lado, la suma cero no tiene ganador y daña los intereses de ambas partes. Actualmente, más de 150 países y organizaciones internacionales se han unido de manera proactiva a la Iniciativa China de la Franja y la Ruta.... La gente puede decir lo que es correcto.

“4. ¿Qué debemos elegir, el aprendizaje mutuo entre las civilizaciones o la arrogancia y el prejuicio? Hace unos días, China organizó con éxito la Conferencia sobre el Diálogo de las Civilizaciones Asiáticas. Creemos que las civilizaciones humanas son y deben ser coloridas, iguales, inclusivas y estar dispuestas a aprender unas de otras. Ninguna civilización debe ser adorada ni menospreciada”.

El pueblo chino, dijo, “conoce muy bien el valor de la paz y la crueldad y destructividad de la guerra”. Dijo que la “teoría de la amenaza china” se debe al “malentendido, a los prejuicios, o a una agenda oculta”.

En política exterior, China se distingue de la política de “condicionalidades” de las potencias imperiales: “China entiende y respeta la soberanía, la independencia e integridad territorial de todos los países, y respalda los sistemas sociales y vías de desarrollo que ellos elijan de manera independiente. China no puede progresar aislada del resto del mundo; asimismo, el mundo necesita de China para prosperar”.

Con relación a Taiwán, dejó bien establecida la posición firme de la política de “Una China”.

Sobre el Mar de China Meridional, declaró que no es China, sino Estados Unidos y los países europeos los que “vienen al Mar de China Meridional a hacer demostraciones de fuerza a nombre de la libertad de navegación”, aunque ninguno de los 100,000 barcos que pasan a través de la región ha sido amenazado nunca. “¿Quién sufriría del caos en el Mar de China Meridional?”, preguntó. “¿No hay ejemplos suficientes de que algunos grandes países intervienen en asuntos regionales, causan problemas, se van y dejan un desastre atrás?”, agregó. Se refirió al Código de Conducta elaborado por las naciones regionales. Sobre la acusación de que Xi Jinping había renunciado a sus promesas de no “militarizar” el Mar de China Meridional, el general Wei dijo que no había ninguna “militarización”. Lo que sucede es que “China construye instalaciones limitadas de defensa en las islas y arrecifes para la autodefensa. Donde hay amenazas, hay defensas. Frente a los buques de guerra fuertemente armados y aeronaves militares, ¿cómo podemos permanecer insensibles y no construir instalaciones de defensa?”.

Finalmente concluyó diciendo que sus reuniones privadas con el secretario de Defensa de EU, Shanahan, habían sido “francas y prácticas”, y coincidieron en mantener relaciones militares directas y “gestionar los riesgos y prevenir los conflictos”.