Pompeo y Departamento de Estado metiendo sus narices en las protestas en Hong Kong

12 de junio de 2019

12 de junio de 2019 — El Departamento de Estado está respaldando totalmente las manifestaciones “democráticas” contra China en Hong Kong, cuya última campaña es en contra de los cambios redactados por el gobierno de Hong Kong en su tratado de extradición.

La vocera Morgan Ortagus reveló ayer que el Secretario de Estado Mike Pompeo se había reunido personalmente con un grupo de dirigentes “prodemocracia” de Hong Jong el mes pasado, para hablar específicamente sobe la lucha en contra del tratado de extradición.

“Estados Unidos expresó su grave preocupación” sobre las enmiendas propuestas, “las cuales, si se aprueban, le podrían permitir a las autoridades chinas requerir la extradición de individuos al territorio continental chino” dijo. Profesó que a Estados Unidos le preocupa mucho que se esté socavando la autonomía de Hong Kong y los términos “democráticos” de la Declaración Conjunta Sino-Británica de 1984 mediante la cual Gran Bretaña cedió a regañadientes la soberanía sobre su colonia que habían robado durante las Guerras del Opio.

Al ser esta una intervención clara en los asuntos internos de China, Ortagus intentó meter como cuña una supuesta preocupación de que las enmiendas al tratado de extradición podrían “someter a nuestros ciudadanos que residen o visitan Hong Kong al sistema judicial caprichoso de China”.

Cuando se le pidió un comentario el martes 11 al vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, sobre esos comentarios, le recordó al Departamento de Estado que “Los asuntos de Hong Kong son pura y exclusivamente asuntos internos de China. Ningún otro país, organización o individuo tiene el derecho a interferir... Le urgimos a EU a que evalúe las enmiendas pertinentes de una manera equitativa y justa, tenga precaución con sus palabras y acciones, y deje de intervenir de la forma que sea en los asuntos de Hong Kong y los asuntos internos de China”.