México organiza por el desarrollo de Centroamérica; de nuevo exhorta al gobierno de Trump a que participe

27 de junio de 2019

26 de junio de 2019 — En su conferencia de prensa del 21 de junio, el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), junto con el Secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, informó de la ambiciosa perspectiva que están organizando para garantizar que el Plan Integral de Desarrollo para Centroamérica y el Sur de México se convierta en una realidad; con la esperanza de que eventualmente participe Estados Unidos y otras naciones del sector avanzado, de las cuales la menor no es China.

De hecho, la primera fase de ese plan ya comenzó, informó López Obrador, con la firma el 20 de junio del acuerdo bilateral con el Presidente de El Salvador, Najib Bukele, que establece que México proporcionará $100 millones de dólares para promover un programa de reforestación llamado “Sembrando vida” en la nación salvadoreña, un programa similar al que ya se está aplicando en el sur de México, con la meta de generar 20,000 nuevos empleos para los salvadoreños pobres. Ebrard explicó que este es el mayor plan de cooperación que México ha emprendido con Centroamérica, y tiene el propósito de reproducir el mismo en Honduras y en Guatemala. Los resultados, recalcó más adelante, se verán a corto plazo, y junto con otras medidas, son un paso concreto para abordar las causas que impulsan la enorme migración, y promoverá bienestar y desarrollo.

Más ampliamente, Antonio Guterres, Secretario General de la ONU, ya se reunió con funcionarios del gobierno mexicano, y hay 17 agencias de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que participarán en este plan de desarrollo, afirmó Ebrard, junto con otras naciones de Iberoamérica y de Europa. En las próximas dos semanas, añadió, México enviará representantes a todas las 19 naciones que se han ofrecido para ayudar, para definir esos compromisos. “Ahora vamos a tocar las puertas de todos los países que han dicho que respaldan este plan”, señaló.

Esto nos lleva a preguntar sobre el papel de Estados Unidos. Ebrard indicó que, “también vamos a invitar a Estados Unidos” a que mantenga el compromiso que hizo el 7 de junio, luego de las negociaciones en Washington DC., de trabajar con México para promover el plan de desarrollo para Centroamérica. Hasta la fecha, no se ha anunciado compromiso firme alguno de parte de Estados Unidos.

Cuando le preguntaron sobre la declaración que le dio el Presidente Donald Trump a Telemundo a principio de esta semana —cuando dijo que admira al Presidente López Obrador y quisiera reunirse pronto con él— el Presidente mexicano respondió que él también quisiera reunirse con Trump, sin embargo considera que sería mejor esperar dos meses, de manera que los dos jefes de Estado puedan evaluar conjuntamente cómo está funcionando el acuerdo migratorio al que llegaron los dos países. López Obrador señaló que “a pesar de las dificultades, de lo complejo de las relaciones con el gobierno de Estados Unidos, ha habido de parte del presidente Trump voluntad para alcanzar acuerdos, eso lo tengo que reconocer”, y que el acuerdo sobre migración al que se llegó con Estados Unidos es bueno. Si Estados Unidos hubiese impuesto aranceles a las exportaciones mexicanas, las consecuencias para la economía de México orientada hacia las exportaciones, habrían sido desastrosas, afirmó.

De manera que, sí, fue bueno el acuerdo de migración al que llegamos con Estados Unidos, declaró, sin embargo con el nuevo acuerdo que México ha hecho con El Salvador, “se inauguró un método nuevo, distinto, para enfrentar el fenómeno migratorio” y explicó que “siempre el tema migratorio era tratado con medidas coercitivas” que hasta ahora no han funcionado. “Ahora…vamos a atender las causas, vamos al origen del problema” dijo AMLO.