37 países, entre ellos 12 países islámicos, felicitaron a China por su enfoque ante el terrorismo uigur

19 de julio de 2019

18 de julio de 2019 — Luego de la indignante carta que emitieron la semana pasada 22 países (de ellos 18 europeos más los “cinco ojos” angloparlantes y Japón) en la que denuncian a China por las supuestas “detenciones masivas arbitrarias y violaciones relacionadas” a los uigur, en Sinkiang, otras 37 naciones, entre ellas 12 naciones con mayoría musulmana, emitieron una carta apoyando plenamente a China por su estrategia que busca la paz y el desarrollo para lidiar con el terrorismo en Sinkiang. Sin haberlo mencionado, pero de manera implícita, se presenta el contraste con los enormes asesinatos por las operaciones de cambio de régimen que las potencias de occidente vienen llevando a cabo en el sudoeste de Asia, bajo el nombre fraudulento de una “guerra al terrorismo”.

“Al tener que enfrentar el grave desafío del terrorismo y el extremismo”, dice la carta, “China ha tomado una serie de medidas en contra del terrorismo y contra la radicalización en Sinkiang, entre ellas la de establecer una educación vocacional y centros de capacitación laboral”. Señalan que en tres años no ha habido ataques terroristas en Sinkiang, y que la vida en la región es segura y cada vez más próspera. “Aplaudimos el extraordinario logro alcanzado por China en el campo de los derechos humanos al sumarse a una filosofía de desarrollo enfocada en el pueblo y a proteger y promover los derechos humanos por medio del desarrollo”, agrega la carta.

Las naciones islámicas que firman son las siguientes: Arabia Saudita, Pakistán, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Omán, Bahrein, Siria, Tayikistán, Egipto, Argelia, Nigeria, y Togo. Otras naciones firmantes son Rusia, Cuba, Venezuela, Angola, Bielorusia, Burma, Corea del Norte, Filipinas, y Zimbabwe. CNS News señala que al menos 11 de los países signatarios actualmente son miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

El embajador de China ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU (CDH), Xu Chen, durante su intervención en la conferencia del CDH en Ginebra el pasado viernes 12, agradeció el respaldo de los países que firmaron la carta, y dijo que China espera que la CDH “mantenga en su funciones la objetividad, la transparencia, la no selectividad, lo constructivo, evitar la confrontación y la politización, y exhorta a los 22 países que emitieron la queja contra China a que “se deshagan de sus prejuicios y dejen de politizar los asuntos relativos a los derechos humanos”.

Este año CNN y NPR enviaron reporteros para visitar los campos, y, mientras hacían lo posible por recalcar las detenciones forzadas como una violación a los derechos humanos, los dos reporteros tuvieron que reconocer el aspecto vocacional, la seriedad de las clases que se imparten, la presencia de los Imán y las actividades de libertad religiosa.