Pompeo anuncia “nueva era” en las relaciones EU-Iberoamérica: solo tienen que odiar a Irán, Rusia, China y Venezuela, y seremos amigos

22 de julio de 2019

22 de julio de 2019 — Durante la Conferencia Ministerial Hemisférica de Lucha Contra el Terrorismo, que se llevó a cabo el 19 en julio en Buenos Aires, Argentina, y en conferencias de prensa posteriores a este evento, el secretario de Estados de Estados Unidos, Mike Pompeo, se jactó de que ha comenzado una “nueva era” en las relaciones entre Estados Unidos e Iberoamérica, la cual no se sustenta en propuestas de cooperación para el desarrollo económico, ni aborda asuntos como la pobreza, sino se sustenta en el odio conjunto a quienes se perciben como “enemigos”, a saber, el Hezbolá, Irán, China, Rusia y por supuesto, la “troica de la tiranía”, como califica el Asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, a Nicaragua, Cuba y Venezuela.

Haciendo caso omiso al hecho real de que China y Rusia tienen muy buenas relaciones de trabajo con muchos gobiernos iberoamericanos, Pompeo declaró en la conferencia de prensa conjunta con el ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Jorge Faurie, el 19 de julio, que “¡Estados Unidos regresó!”. Las naciones de las Américas, dijo, están unidas por su deseo de luchar en contra del terrorismo. Luego aprovechó cualquier oportunidad que tuvo para atacar a Irán, volviendo con el trillado cuento de que el ataque en 1994 al centro social judío AMIA en Buenos Aires fue perpetrado por el “Hezbolá con al total apoyo del régimen de Irán”, (lo cual nunca se probó en ningún tribunal), y luego envió un tuit diciendo que la Guardia Revolucionaria Iraní estuvo involucrada.

Hezbolá está preparado para atacar “a cualquiera y en cualquier lugar” dijo Pompeo, y advirtió que sería “en el mejor interés” de todos los países de Iberoamérica que sigan la iniciativa de Argentina, y declaren al Hezbolá como una organización terrorista extranjera.

En una entrevista que Pompeo le dio al diario Infobae, Pompeo exigió que Rusia, China e Irán –-a quienes se refirió como “cómplices” de Venezuela— “tienen que irse” de este país, y se quejó de que Mohammad Javad Zarif, ministro de Relaciones Exteriores de Irán (quien llegó a Caracas el sábado 20 para participar en la cumbre del Movimiento de Países No Alineados, que se celebra ahí) viajó a Venezuela “para respaldar al régimen de Maduro”. También despotricó en contra de la compañía china Huawei y dijo que Argentina, que tiene una buena relación de trabajo con Huawei, estaría cometiendo un terrible error si permite que su información sea archivada con esta tecnología china. De hecho, amenazó con que “estamos exhortando a todas las naciones a que piensen con cuidado sobre eso y que tomen buenas decisiones”.

En medio de la campaña presidencial de Argentina, Pompeo también alabó profusamente al Presidente Mauricio Macri, cuya política dictada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha destrozado la economía del país, causando un descontento social generalizado. Le preguntaron sobre la diferencia de trabajar con el actual Presidente Macri, en comparación a trabajar con el pasado gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, Pompeo respondió eufórico diciendo que “Macri ha tomado decisiones importantes sobre la economía... que han sido en favor de crear oportunidades de crecimiento... [Macri] ha hecho un trabajo difícil, duro, e inteligente” por su país. Él es un gran aliado de Estados Unidos, comentó Pompeo.